revista de cultura # 45
fortaleza, são paulo - maio de 2005






 

Manifiesto de la resistencia en Resistencia

Raúl Córdula

.

Raul CórdulaNosotros, artistas brasileros, vivimos mirando para el Océano Atlántico, de espaldas para el Brasil, de espaldas para América. Parece que dejamos del otro lado del océano alguna cosa que no conseguimos recuperar. Nuestra historia? Nuestras guerras? Nuestra honra?

Que vergüenza! Porque no conseguimos integrarnos en las selvas del Brasil en vez de quemarlas? Porque no conseguimos aliarnos con los pueblos indígenas, en vez de excluirlos, esclavizarlos, aniquilarlos?

De norte a sur, de Porto Alegre a Manaus pasando por ciudades de importantes presencia cultural como Rio de Janeiro, San Pablo, Salvador, Recife, Belém, la mayoría de los artistas brasileros de ahora viven y piensan en una aventura irreal, distante del pueblo, soñando con New York, Londres, Berlín, mirando el Océano y el cielo, soñando con un arte distante de las raíces de América, un arte que no leva en cuenta el Pantanal, el Amazonas, Los Andes, el Lago Titicaca, las Pampas, el Chaco, el Rio Paraná, los pueblos Cariris, Ianomanis, Kadivéus, Tupís Guaranis, Incas, Aztecas, Nazcas, y tantos otros pueblos y lenguas que forman este triste, aunque grandioso continente.

Anuncie que hablaría de arte y pobreza porque estoy acostumbrado con la pobreza de mi pueblo. Pero después pensé mejor y modifiqué mi charla: mi pueblo es pobre, especialmente el pueblo de mi región, el Nordeste brasilero, pero es pobre porque todavía es dominado por una clase colonialista y perversa.

Pero como puede ser pobre un pueblo que vive en uno de los países mas rico del mundo!

En verdad, lo que yo quiero proponer como tema de esta charla fue exactamente esto: como un pueden ser tan crueles con sus hijos?

Cómo y porque puede existir pobreza en América Latina. Yo pienso que nuestra pobreza provine de la idea esquizofrénica que el poder nos impone, de aislamiento y división entre nuestros pueblos.

Pensando mejor, lo que deseó anunciar es la riqueza, no la pobreza de América Latina.

Nicolau SaiãoNo seria el arte de raíces profundas ligadas a estos pueblos que se extinguen debajo del mirar complaciente de los que nos invaden hace cinco siglos, con armas cada vez mas sutiles y sofisticadas, que quiero decir que es fuerte, nueva, renovadora y libertadora? Si es esto que quiero decir, a los señores, es esto que finalmente, quiero que este claro en este discurso-manifiesto.

Yo debería también mostrar imagines de lo que consideraba arte de gente pobre en el momento que el amigo Fabriciano me invito a hablar al público de aquí. Pero para que mostrar mas imagines de arte en esta fiesta para el mirar que es esta Bienal del Chaco en esta ciudad de las mil esculturas?

La critica de arte Marta Trabo anuncio en su libro “Geometría sensible” la raíz constructiva de nuestro arte y hizo esto a partir a de la base cultural indígenas de nuestra gente.

Al ver el arte Guarani comprendemos esto, al encontramos en Cusco o en las ruinas de Tihuanaco, y Theoticiacan percibimos cuan fuerte fue la comprensión del número harmónico, de las proporciones harmónicas, del sorteamientos de las calles y casa, de la relación de la ciudad con la lluvia, el viento y el sol. En la pintura de Torres García vemos en cuanto el se reflejo en esa orden cósmica andina aunque sus escritos y su expresión pictóricas final se confunda con la de Europa.

Pero, por ejemplo, no tuviera sido el pasado africano una de las bases fundamentales del cubismo picasiano? No seria el arte negro también un testimonio de una “geometría sensible”.

La pintura corporal de los indios de una expresión performática, un monumental registro de expresión Geométrica. Los Caiapós, Ianomanis, Carajás, Batocudos, Bororos, Krenakrous, Tchacuramaes y Ricbactiva, entre otros, son diseños de expresión corpolares que se manisfestan a través de la pintura y el arte plumaria, de un nivel estético y simbólico que trasciende en mucho de los sentidos del arte Europeo.

Cuando nos referimos el arte constructivo no nos estamos limitando a la cuestión formal, sino a el sentido extenso de la palabra construcción. No queremos decir apenas geometría, mismo que sensible, sino queremos hablar de una armonía significativa, algo que ordena sociedades. Queremos oponernos a el caos. Pensamos que en la historia del arte tuvimos siempre corrientes constructivas y corrientes caóticas, en constante oposición, dentro de la evolución de las sociedades, en constante oposición, dentro de la evolución de las sociedades, y verificamos que los acontecimientos de sus tiempos. Pero hay tiempos de guerra y tiempo de paz.

Para hablar de arte constructiva no puedo evocar apenas el suprematismo de Malevitch, la vanguardia rusa, el neoplasticismo de Mondrian, el Cubismo de Picasso o el concretísimos brasilero de Sacillotto e Da Costa. Para hablar de arte constructiva debo evocar también el arte de los indios americanos y de los pueblos africanos. Necesito evocar el substrato de la construcción de ciudades y de sociedades, la sensibilidad de los chamanes de todos los cantos de la Tierra, señores de un saber geomântico particular poderoso y de un dominio sin par del conocimiento del cielo y de los cuadrantes de la tierra. Es necesario evocar todavía artistas contemporáneos que trabajan con la tierra, la naturaliza, la condición humana en relación al planeta que nos abriga. Evocar artistas como Richard Long, Beuys y Kraschberg, también artistas como Burle Max y Pradial Gutiérrez.

Nicolau SaiãoSobre el paisajista Pradial me gustaría decir que siento por el una gran admiración, aunque conozco poco de su trabajo, por la manera de integración que realiza con arte y paisaje, por los proyectos que envuelven a las esculturas aplicadas en la ciudad de Resistencia y por lo que sé del parque de las esculturas en la Patagónia. Tengo conocimiento que este trabajo es colectivo e que él es elaborador de sus conceptos. Sí y esto me dejó todavía mas admirado, de la actuación de la Fundación Urunday tiene en estos trabajos, y de sus integrantes, que consiguen proporcionar a la población de la ciudad este hecho nuevo en la cultura americana que es esta Bienal del Chaco.

Acostumbro decir que el Brasil es allá adentro, como se dice en mi tierra “nas brenhas” (en las matas espesas), “nos breus” (en lo oscuro). O Brasil no esta apenas en las ciudades litoraneas mirando el mar nostálgicamente. Después que comencé a conocer otros países americanos pare a decir que l” a América Latina es allá adentro”. En el Pantanal, en los Andes, en el Chaco, en las pampas, en la floresta amazónica, además de las lindas playas de mi tierra.

Por esto no puedo hablar de pobreza, sino de riquezas ocultas, de tesoros que existen como cavernas, mina de oro enclavadas en las montaña, levando en cuenta que el corazón es la caverna del cuerpo así como la caverna es el corazón de la montaña, me doy cuenta que en un pase mágico podremos ligar todos estos puntos: las raíces de nuestra arte, las historias de nuestros pueblos, los lances creativos de neutros artistas, las aberturas de las cavernas de nuestros corazones. Este `pase de magia esta en nuestra voluntad de romper las fronteras de nuestros países, para después romperlos entre nosotros mismos.

Lo que necesito es integrarnos, es intercambiar muchas creaciones, criar circuitos como Buenos Aires/ Paris/ Nueva York, San Pablo, Kassel o Caracas/Londres. Queremos Paraíba/Chaco, Bahia/ Corrientes, Campina Grande / Asunción, Recife/ Santiago de Chile.

Anticipemos conocernos, tocarnos, disculparnos por nuestra falta de atención. No siempre el tronco principal de nuestro sistema circulatorio va bien, para tanto se puede implantar by pass (puentes de enlace), para criar una circulación colateral e salvar nuestras vidas.

Hace algún tiempo, visitando Asunción vi en el Museo del Barro obras de artistas que representaban no apenas el Paraguay, sino toda América Latina, como el Argentino Berni, el peruano Zlizlo, el colombiano Abularach, el venezolano Cruz Díaz, además del brasilero Lívio Abramo, entre tantos otros de México, de Venezuela, de chile o de Panamá.

Pensé que en el Brasil, con todo su territorio y sus museos importantes de Rio, San Pablo, Salvador, Recife, Curitiba, Porto Alegre, poco se ve y se conoce de estos y otros importantes artistas de la América de habla española.

Nicolau SaiãoPoco sabemos del arte de América del Sur. Las pocas obras de Torres Garcías, Matta, o Soto que allá se encuentran están mas en colecciones particulares de que en nuestros museos, las obras de artistas contemporáneos como las del grupo argentino CAIC, nos llegaran a través de la Bienal de San Pablo, una muestra que, aunque importante en su estrategia es eventual, no proporcionando el enriquiecimento del acervo nacional. Debo registrar, aunque, en un pequeño museo en la ciudad de Campina Grande, donde nací, hay obra de 2 ilustres argentinos Berni y Segui. Fui por lo tanto en el Paraguay, país que el Brasil hizo mas pobre a través de la guerra, para atender los deseos imperialistas ingleses, fui justamente allí que aprendí la mayor lección de unidad Latino Americano, en aquel pequeño y bello Museo del Barro dirigido pelo escritor de arte Ticio Escobar y pelo artista grabador Oswaldo Salerno.

Hace casi 30 años asistí en México a un congreso mundial de artesanitos promovido por un ONG Consejo Mundial de Artesano y patrocinados por el gobierno mexicano.

En la abertura el presidente Luis Echeverria dijo mas o menos lo siguiente: “México tiene tres mil kilómetros de frontera con los Estados Unidos, seria ridículo pensar que nuestras heroicas, mas pequeñas fuerzas Armadas podrán defender nuestro país. Lo que defendí México es nuestras cultura autentica, la cultura de nuestro pueblo”. Somos nosotros, y seremos siempre nosotros, los grandes cronistas de la humanidad. Somos los que registramos con la cabeza e interpretamos con el corazón. Somos los ángeles anunciadores de nuevos tiempos, de cosas practicas, y nuevas ideas. Pero somos también los ángeles exterminadores, aquellos que anuncian las guerras, las hambres, las pestes y las muertes.

La muralista mexicano cuenta al mundo como fui la revolución de allá, Cándido Portinari muestra en el doble mural de la ONU la guerra y la paz, el brasilero Abraham Palatinick, el argentino Julio le Parc o el venezolano Jesús Soto transcienden la pintura y la escultura con el arte cinético, el argentino Julio Plaza modifica el mirar de los jóvenes artistas brasileros en la década de 70.

Artistas Latinoamericanos están hoy aquí en esta ciudad encantada de Resistencia, dadiva del Rio Paraná, del Paranazao como decimos en el Brasil, río de unidad y de integración, y en tantos otros ciudades de latinoamericos, modificando la historia acrecentando algo mas a lo cotidiano de los hombres y poniendo en practica como testimonio de su tiempo.

Raul Córdula (Brasil, 1943). Artista plástico, pesquisador e escritor. Exposições individuais e coletivas em países como Brasil, França, Bélgica, Alemanha, Portugal, México, Chile e Argentina. Autor de livros como Os anos 60 (em parceria com Chico Pereira) - sobre a produção de artes plásticas na Paraíba na década de 60 -, Fragmentos (textos sobre artes plásticas), e Caminhos de pedra. Contato: rcordula@hotmail.com. Página ilustrada com obras do artista Nicolau Saião (Portugal).

retorno à capa
 desta edição

índice geral

banda hispânica

jornal de poesia