Clique aqui para conhecer o maior site de Poesias da Internet !!!

banda

hispânica

Banda Hispânica (collage, Floriano Martins)

Fernando Charry Lara

Collage, Floriano Martins

 

Fernando Charry Lara: "El poeta debe mantener la vigilancia del lenguaje"

Pablo Villamizar

Es un señor poeta que carga con los símiles de sus poetas en los bolsillos. Los lleva a todos lados y ellos viajan ligeros, tranquilos, como si fueran en una mochila, desde una Colombia que puede jactarse de haber parido voces luminosas en el misterioso reino de la poesía. Es un señor llamado Fernando Charry Lara.

Nació en Bogotá en 1920 y es considerado uno de los pesos pesados de las letras colombianas del siglo XX. Es profesor universitario, crítico de literatura, miembro del Instituto Caro y Cuervo, de la Academia Colombiana de la Lengua y colaborador de las revistas Mito, Eco, Golpe de Dados y Café Literario. En el campo de la poesía ha creado -bajo la influencia de Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, Xavier Villaurrutia y Aurelio Arturo-, una sólida obra que vuela por sí sola y que está constituida por los libros Poemas, Nocturno y otros sueños, Los adioses, Pensamientos del amante, Llama de amor y Antología poética. Elaboró, además, una selección panorámica de la poética de su país, labor suficientemente agradecida por muchos lectores, estudiantes, profesores e investigadores de América Latina, titulada Poesía y poetas colombianos. Allí recontruyó, cual promotor de la palabra, una cara distinta de Colombia con todas y cada una de sus metáforas.

Hoy se encuentra en Caracas, versos en mano, invitado para celebrar, en honor de su amigo Juan Sánchez Peláez, la IX edición de la Semana Internacional de la Poesía. A las 10:00 am intervendrá en la actividad Los Poetas Cuentan su Historia, que se llevará a cabo en el auditorio de la Corporación Andina de Fomento. A las 7:15 pm, leerá una selección de sus versos, junto a Gonzalo Rojas de Chile y los venezolanos Igor Barreto y Rafael Castillo, en la sala de conciertos del Centro Cultural Corp Group de La Castellana.

PV - Charles Baudelaire afirmó que todo poeta debía ser al mismo tiempo un crítico de la poesía y usted parece haber seguido este consejo al pie de la letra ¿no...?

FCL - Para mí Baudelaire fue una lectura temprana que logró cautivarme. En algún momento el autor de Las flores del mal dijo que sentía lástima de los poetas que simplemente se contentaban con hacer versos. Creo que el poeta debe ser un autocrítico y crítico del resto de la poesía y el arte. Hay que leer la poesía sin prevención, sin que los juicios o prejuicios de orden literario y poético le impidan a uno acercarse a la palabra.

PV - En una ocasión usted señaló que la lección del rigor verbal del modernismo se estaba perdiendo entre los nuevos poetas y que ahora se necesitaban diccionarios de anglicismos y galicismos para leer los versos de ciertas personas. ¿Por qué lo dice? ¿Cómo es la poesía de estos días?

FCL - Es una poesía nueva en la cual el poeta está preocupado por la expresividad misma de la palabra. Ese es el afán dominante. Lo que se busca es reflejar lo cotidiano, ser menos literario y más expresivo acerca de la convulsión contemporánea. Mucha poesía de la que publican revistas y suplementos literarios en toda América Latina carece de rigor. Lo digo, no como crítico, porque estoy muy lejos de serlo, sino por mi lectura impresionista. Hay que reconocer que los modernistas fueron maestros del lenguaje y que uno podría retomarlos, si se descarta de ellos el oropel y la excesiva complacencia en la forma.

PV - ¿Sugiere acaso que los poetas ya no persiguen la belleza?

FCL - Sí, claro. Muchos abandonaron esta preocupación que nos fue heredada de los simbolistas y parnasianos. En estos días, se tiende más hacia la expresividad, a hacer más emocionantes la escritura y la lectura del poema. Esa es una característica fundamental de la nueva poesía. En todo caso, lo más importante es que el poeta debe mantener la vigilancia del lenguaje. Ningún verso es enteramente libre para el poeta que quiere hacer bien su trabajo.

PV - El libro Poesía y poetas colombianos es una obra muy querida en Colombia. Pensamos entonces que la tarea del poeta, además de escribir versos, es hablar y promover a otros poetas, ¿cierto?

FCL - ¡Sí hombre! ¡Claro! Ese volumen reúne unas reseñas de poemarios, poemas y datos sobre poetas de mi país. Y hay que decir que esa poesía del siglo XX, en Colombia, fue heredera, por lo menos hasta la segunda mitad de la centuria, del modernismo. Uno no puede olvidarse de sus poetas, uno no puede zafarse o escapar de ellos. Quizá porque formamos parte de una gran familia, una tradición. Por eso alguien decía que Homero tenía a su Homero.

PV - ¿Y a quién tiene Fernando Charry Lara?

FCL - ¡A muchos! Soy la suma de todos mis antecesores.

[Jornal El Nacional. Caracas, 27/11/2001]

retorno ao portal da banda hispânica