Clique aqui para conhecer o maior sítio de poesia da WWW! Quase 3000 poetas!

banda

hispânica

Banda Hispânica (collage, Floriano Martins)

Julia Otxoa

Collage, Floriano Martins

 

Escritos sobre la poesia de Julia Otxoa

 

1

"Plural en sus maneras de volcarnos su sentir poético, Julia Otxoa nos ofrece a muy pocos meses de su anterior libro de relatos ultracortos "Un leon en la cocina", este nuevo que recoge 25 poemas.Si antes eligió la prosa, ahora es la forma poética, pero en realidad su sentir literario es el mismo en toda su abundante obra.Consistente fundamentalmente en una disponibilidad filosófica común y una sensibilidad poética similar en la traducción de la existencia.

Sirva todo lo anterior para que una vez más reconozcamos en Julia Otxoa ese refinamiento moral que hace que todo cuanto sale de sus manos se revista de una aureola especial, de esa lección humana incomparable al mismo tiempo que hila y borda con sus metáforas, metonimias etc. un prodigioso cañamazo de realidad nimbada.

Camina la autora por un variadísimo paisaje poético, que le suministra breves y muy sutiles percepciones.Puede "sentir frío junto a los estandartes" o retumbarle "el pulso de los muertos en los armarios"dormirse dentro del miedo escuchando el patear desesperado del "caballo ciego"o contemplar "el desfile de jardineros desarmados cruzando la ciudad" .

Nos preguntará ¿dónde estan los cantantes? Nos dirá que " ha visto todos los trajes de la muerte" nos revelará la fórmula mágica para ahuyentar las sombras, la razon del río del color de granado, el diálogo imposible del cantor preso con sus guardianes, de que forma se hizo "la guarida de huracanes".

Las causas de la tormenta, "la primera argolla fue la del silencio...

Y finalmente como conclusión clarísima del errado camino el último poema

"Y desde luego no será hundiendo el tenedor en el corazón de las golondrinas como nos alimentaremos de libertad"

[Santiago Aizarna (escritor y crítico literario) escribe sobre el libro de Julia Otxoa "La Nieve en los Manzanos" en El Diario Vasco de San Sebastián (Marzo 2000)]

2

Los 25 poemas que componen "La Nieve en los manzanos" son en su mayoría de una intensa brevedad elocuente, el lector comprende pronto que ante el horror y la desesperación de la barbarie no caben las retóricas.El uso de las pausas y el silencio configuran esta poesía como un prolongado grito silencioso, que enfatiza la tristeza de las composiciones sin caer en ningun momento en la pesantez trágica.

Las imágenes de Julia Otxoa se inspiran frecuentemente en la Naturaleza, esa naturaleza que renace constantemente recreando para la poesía la magia de las tradiciones ancestrales, emergiendo como tabla simbólica de salvación en su lírica evocación ante el dolor y la destrucción

"En medio de todo esto
los niños siguen arrojando
sus caidos dientes a la luna
suplicando nuevos alfabetos de hueso
para nombrar la vida
."

En este libro el dolor es tratado con carácter universal, entre otras referencias culturales de autores y obras hay una muy clara y directa en el fragmento del poema ¿Dónde están los cantantes" de un autor muy admirado y querido para la autora "Parece que estamos otra vez en guerra, dice un anciano leyendo casi a oscuras a Walter Benjamín"

La Nieve en los manzanos es en definitiva un excelente poemario que indaga en el abismo de la condicion humana, nombrando con extrema honestidad y belleza el monstruo que nos habita y cerca.

[Maria Paz Moreno (poeta y profesora de Literatura Contemporánea en la Universidad de Cincinnati) – Texto publicado en la revista literaria "El pie restante" de Alicante –España 2000).]

3

La expresión formal de la poesía de Julia Otxoa implica un conocimiento cada vez mas profundo de las técnicas surrealistas.La búsqueda , la experimentación de un lenguaje que conlleve nuevos modos de relacion no solo entre las distintas realidades, tambien sintactica y estructural .

De esta forma la expresión vanguardista de su obra responde a uno de los ejes temáticos de todos sus libros, la investigación estética desde la indagación en lo invisible, en aquello que parece no ser y palpita tras toda apariencia de realidad.

"Vengo de un pueblo clavado en mi costado
un tiempo sitiado,
una noche o tierra a la que amo,
desde la ola rota sobre el ojo,
y el color de la herrumbre.
El lugar de la ira.

(Julia Otxoa – Centauro, 1989 )

El lugar de la ira es donde se desarrolla la batalla ( El hombre no, no habita esta batalla) el lugar donde habita el terror, donde cotiza en bolsa el miedo.De un modo textual el lugar de la ira está referido en un primer circulo de Centauro a tres espacios diferentes aparentemente superpuestos en cada poema y evidentemente relacionados entre sí, que parten de la máxima concreción espacial-experiencial para elevarse a un nivel de abstracción, esos tres espacios experienciales o vitales son: en primer lugar el ámbito de la vida cotidiana, ambiro concreto y determinado que se eleva en un primer nivel de abstracción a un segundo espacio, el País Vasco, no referido directamente sino de un modo elíptico, por último en un segundo nivel de abstracción el espacio experiencial se eleva a un ámbito ontológico general.

El ámbito urbano también aparece en Centauro, descrito con diversos rasgos negativos de muerte y olvido.

"Las siete y la Avenida de la libertad
la larga avenida de bancos vacíos,
de altos y serios balcones vacíos
y clausuradas cafeterías
donde se exhiben marquesas disecadas
adolescentes exquisitas con ovación de momia."

Este gris paisaje de cotizaciones de bolsa
tristes como ahorcados colgados de los arboles"

(Julia Otxoa – Centauro, 1989)

[Juan Jose Lanz ( Siglo XXI Editores – Madrid 1993), sobre su poemario "Centauro".]

4

Aquella noche la abuela trajo dos mariposas blancas
y las colocó sobre los ojos del durmiente,
más tarde, cuando tras la cabeza de la luna
asomó frío el aullido del lobo,
los sueños de aquel hombre
que dormía bajo las mariposas,
nos ayudaron a crecer en la serenidad.

(Julia Otxoa – La Nieve en los Manzanos, 2000)

Una voz escueta, tensa y densa, concentrada y cauta, que solo reconoce un templo, el de la Naturaleza. La poeta que habla en estos versos se declara hija de una tradición, que ella asocia a su tierra, el País Vasco, en el que predomina una profunda identificación con el mundo natural y "cierto tipo de pensamiento mágico colectivo transmitido de generación en generación, que se traduce en un rico universo de ritos, costumbres y leyendas".Son palabras de la propia autora.

"Europa camina despreocupadamente hacia la oscuridad como si las huellas del pasado no le pertenecieran"

(Julia Otxoa – La Edad de los Bárbaros, 1998)

Dice uno de los epigramáticos textos de "La Edad de los bárbaros"

"La incitación al olvido histórico debería ser considerada como un crimen"

(Julia Otxoa – La Edad de los Bárbaros, 1998)

El crimen que hace entrar cada noche , cada una de las noches en esa otra circular y eterna que Otxoa ve en la Historia, el mismo caballo de Troya entrando en una ciudad y luego en otra.¿Es todo destrucción? ¿Solo fantasmas quedan en la casa de la memoria? ¿Solo duelo?

"Hay días, en los que.... solo con oir el susurro del viento sobre los árboles, al anochecer , me siento recompensada."

(Julia Otxoa – La Edad de los bárbaros, 1998)

Es facil comprenderlo en quien nunca ora en el interior de los templos sino " en el paisaje, junto a los árboles", "La imagen de cualquier árbol produce en mí una sensación cercana al poema".

(Julia Otxoa - La Edad de los Bárbaros, 1998)

[Mercedes Roffe (poeta y editora argentina) escribe sobre la obra de Julia Otxoa, Diario argentino en la red Verbigracia.com (Febrero 2001).]

5

Equivocar el camino / es llegar a la nieve/ y llegar a la nieve / es pacer durante veinte siglos/ las hierbas de los cementerios/

Federico García Lorca

Con estos Versos de Garcia Lorca abre Julia Otxoa su libro "La Nieve en los manzanos".Pero no es errar llegar a la nieve sino el destino común del ser viviente, siempre que ese llegar a la nieve sea el morir.Vano sería pretender otra cosa, vano sería, llegando el fín de los días de un hombre, no asentir a "pacer hierbas" o a convertirse en hierba, como decía con gran belleza la poeta hebrea Raquel Buvstein

"Por entre las grietas de mi ataud / por entre los regados terrones de la tierra/
y para los ojos cansandos por el solano haré germinar en mis ojos....hierba."

Raquel Buvstein

No, no es error el morir, si no el matar en nombre de banderas,religiones o ideologías excluyentes, todo eso induce a Julia Otxoa a comenzar " La Nieve en los manzanos" con un brevisimo y melancolico poema:

Tengo frío junto a los estandartes / el rumor de sus himnos / hiela mi corazón/ como la negra memoria de una guerra perpetua."

Julia Otxoa (La Nieve en los Manzanos)

Pero si hay silencios que son mordazas hay silencios que son pausas de gestación, como el mismo manto de la nieve que recubre la tierra y se desvanece al llegar la primavera y deja al descubierto la luminosas flores.De este silencio hay mucho en La Nieve en los Manzanos: es una contención, una pausa creada con la palabra en expresión escueta, certera, clara en ese hablar de cosas tan trágicas como las que se producen en el entorno donde vive. A pesar de todo su voz poética y triste pero serena nos relata la utopía

"Al llegar el invierno me gusta contemplar
ese desfile de jardineros desarmados cruzando la ciudad,
llevando sobre sus hombros
en lugar de fusiles
árboles dormidos".

(Julia Otxoa - La Nieve en los Manzanos, 2000)

[Fragmento del texto que la poeta Clara Janés leyó en la presentación del poemario de Julia Otxoa "La Nieve en los Manzanos" en el Circulo de Bellas Artes Madrid – Octubre 2000.]

6

Julia Otxoa autora de un extenso conjunto de textos, artículos,relatos y poemas presenta hoy su poemario "La Nieve en los manzanos". Un poemario directo, escrito desde la oscuridad hacia la luz.Un libro donde todo parece detenerse y morir ante la contemplación de la barbarie .

" La vida es insoportable / sobre las cenizas de las víctimas/ No me hables de los héroes/ he visto todos los trajes de la muerte/ la sombra de la sangre derramada/ es siempre imborrable y única./ Miro nuestra casa y solo veo fantasmas."

(Julia Otxoa – La Nieve en los Manzanos, 2000)

Se me ocurre colocar las palabras de Julia Otxoa al lado de estas otras de la norteamericana Hilda Doolittle, ella escribió en un poema titulado "The flowering of the rod" ( el florecimiento de la cruz) " I go where I love and where I am loved / into the snow / I go to the things I love / with no thought of duty or pity / I go where I belong, inexorably…. ( Voy a donde amo y a donde soy amada/ a la nieve / voy hacia las cosas que amo / sin pena ni obligación/ voy a donde pertenezco, inexorablemente."

Me interesa la pertenencia, Julia Otxoa no escribe desde un yo ensimismado, sino desde la memoria ,como ser perteneciente a esa frágil y a veces monstruosa condicion humana. Su Investigación estética es también viaje ético, navegación de la sensibilidad interrogante en un lugar / país deshumanizado hasta el extremo, donde la vida vale poco, donde la muerte no es una pulsion individual, ni un aconctecimiento del azar, sino un suceso provocado, un cotidiano osario desde el que escribir y vivir.

"El pulso de los muertos
retumba insoportable
en los armarios,
ya no sabemos dónde guardar
nuestra comida hecha de relámpagos
Abrasados en llanto
el menor de los pájaros
es mas fuerte que nosotros"

(Julia Otxoa – La Nieve en los Manzanos 2000)

[Fragmento del texto que leyó la poeta Eli Tolaretxipi en la presentación del poemario de Julia Otxoa "La Nieve en los manzanos" (Ediciones Miguel Gomez – Malaga 2000 – España) en la Biblioteca Municipal de San Sebastián).]

retorno ao portal da banda hispânica