Clique aqui: milhares de poetas e críticos da lusofonia!

Endereço postal, expediente e equipe

 

 

Um esboço de Leonardo da Vinci - link para page do editor

banda  hispânica

raúl henao

 

Raúl Henao, el transgresor colombiano

Lorenzo Garcia Vega

 

Encuentro con George Bataille, un hermoso poema: deseo guardarlo, resumirlo, contarlo. Pero sé que un poema no se puede contar, ni resumir. Aunque..., la tentación es grande, la tentación de contarle al Lector un poema, como si se tratase de desplegar los íntimos detalles de una aventura.

Pero..., repito, la tentación es grande, y como la tentación es grande, no puedo evitar la compulsión de, por lo menos, enumerarle al Lector las piezas de ese poema Encuentro con George Bataille: He aquí la enumeración que puedo hacer: ''sombras por los corredores vacíos de una biblioteca (¿quién, alguna vez, no se ha encontrado con esas/sombras?); una mosca posada en el espejo, y que con el toque de la luz se cambia en flor; un huevo cocido al baño de María (¡qué oportuno este huevo!); una muchacha desnuda en una fuente (¡uf!, esto lo contaban antes, en la infancia), mientras la está espiando una tremendísima Celestina encorvada; un ojo de torero que salta; un ojo de torero que salta y salta (se quiere cosa más grande), por varias partes;/un sol “obsceno y sangrante/Entrevisto a ciegas en el culo de un mono/Del zoológico de Londres/Y que produce sobre el escaparate de la vigilia/El calosfrío de la guillotina (¡qué bueno está esto!); y, sobre todo, y como tiene que ser en un amante del Bataille transgresor, un anudamiento donde está “el lenguaje de la libertad con el crimen'' (y, sobre todo, advierto que este crimen con libertad, formando el rebumbio, sí que hace que la cosa, de verdad, se ponga buena).

Pero ¿qué es esto? ¿Quién escribió este poema? Un tremendísimo colombiano por supuesto, llamado Raúl Henao, lo escribió. Pero, para aclarar las cosas (ya que yo me siento, a la manera de Goethe, del linaje de esos que de lo oscuro aspiran a lo claro), voy a hacer clic y, como un muñequito de ciencia-ficción, me voy a trasladar a un pasado (¡cuántos pasados, ya, tiene uno!).

Algunos pasajes de tu diario, Rostros del reverso -me decía el poeta Raúl Henao en una tarde caraqueña que, por haberse quedado presa en la década del 70, la alucinación ha empezado a embadurnarla-, me parecen escritos bajo la luz de cierta percepción extrasensorial que proporciona la mariguana.

Era en una tarde caraqueña, repito. Estábamos en un café al que llamábamos ''El Mosquero'', al lado de la Editorial Monte Avila, y nos acompañaba el Lector de la suso Editorial, el chileno Martín Cerda, quien fue el que me presentó al que acababa de publicar un libro juvenil de poesía, Raúl Henao, el colombiano nacido en Cali, el 2 de diciembre de 1944. Por aquel entonces, también, Martín Cerda estaba encargado de la lectura y aprobación de mi libro Los años de Orígenes, entonces en manuscrito.

-Efectivamente, en tu diario hay páginas que parecen inspiradas por la mariguana- volvió a decir Henao.

Entonces, la conversación se extendió hasta abarcar los hongos alucinógenos.

Yo me quedé turulato, al oír decir al joven poeta Henao que mi diario tenía algo de un fumador de mariguana.

-El hongo alucinatorio Anamita Muscaria- siguió diciendo Raúl Henao, identificado por el etnomicólogo Gordon Wasson con el soma de los hindúes y la ambrosía de los griegos, era el mismo hongo rojo con lunares blancos que aparece en Alicia en el País de las Maravillas de Carroll.

Y entonces hablamos sobre ''la hierba'', como fuente de inspiración. El joven Raúl, exaltado (o si no estaba exaltado, ahora mi memoria lo inventa así), se mostró defensor de los estímulos fuertes, pero el chileno Martín Cerda, quien era un periodista cultural especializado en el estudio del suicidio, no quería saber nada sobre esos excesos.

Y esta fue la única vez que he visto a Raúl Henao, el poeta colombiano perteneciente, generacionalmente, a aquel momento literario de su país en que irrumpió el movimiento, anti-tradicionalista y anti-católico, conocido como ''nadaísmo'' y del que, Raúl Henao, no quiere saber nada (en un email me dice el poeta: 'Sobre el `Nadaísmo' los conocí a todos, pero nunca quise formar parte de ese movimiento, porque me pareció que se quedaban en la parodia y en la payasada'').

La única vez, repito, pero que con ella me bastó, ya que me quedé impresionado con el entusiasmo transgresor de Raúl.

O sea, lo que estoy queriendo decir es que el Raúl Henao que conocí, en aquel lejano día de la década del 70, ya estaba metido en el berrinche, o transgresión, de este Encuentro con George Bataille, cuyas piezas acabo de enumerar.

O sea, para hablar aristotélicamente, desde aquella lejana tarde en un ''mosquero'' caraqueño, ya Raúl Henao era en potencia, sino en acto, el que iba, con Bataille, a dar el berrinche colombiano.

¿Qué más? Pues que ahora me encuentro con un libro de Raúl Henao, Sol negro (edición de la Universidad Nacional de Colombia), donde me asalta Bataille con la cita conque comienza el libro: 'El sol ama exclusivamente la noche'; y donde aparece el poema de este tremebundo francés que acabo de enumerar; y donde, sobre todo, me vuelvo a encontrar con aquel joven que, frente a un chileno especialista en el suicidio, me habló sobre la ''yerba'', en una tarde caraqueña.

¡Una buena barahúnda con la imagen!, entonces, este sol nocharniego que, como un burujón, nos envía Raúl para, sin darnos tregua, batuquearnos. Y esto con: “-negras parejas de enamorados bajo la escalera desportillada del hotel; -o con el sueño de un viudo donde a la entrada del cine hay un marcapasos; -o donde, en fin, encarna a cada paso la oportuna cita que, del Pierre Reverdy, nos hace Henao: “Todo arde en el circo/que estalla en risas''.

Buena lectura, entonces, la de este transgresor Henao, para ofrecérsela al Lector.

 

 

projeto editorial do jornal de poesia

editor geral e jornalista responsável

soares feitosa

coordenação editorial da banda hispânica

floriano martins

.

Retorno ao portal da Banda Hispânica
retorno ao portal

Agulha - Revista de Cultura
revista agulha

 

 

Secrel, o provedor do Jornal de Poesia

 

 

 

Só a DIDÁTICA em prol do Homem legitima o conhecimento

A outra face do editor Soares Feitosa, o tributarista