Clique aqui: milhares de poetas e críticos da lusofonia!

Endereço postal, expediente e equipe

 

 

Um esboço de Leonardo da Vinci - link para page do editor

banda  hispânica

sergio altesor

 

Sergio Altesor (Uruguay).

Libros publicados

2002 17 poemas de Diario de los últimos días del archipiélago, plaquette, edición del autor, Malmö. Río Escondido, Editorial Fin de Siglo, Montevideo.

1999 Serpiente, Intendencia Municipal de Montevideo y Vintén Editor, Montevideo.

1995 Diario de los últimos días del archipiélago, Vintén Editor, Montevideo.

1984 Archipiélago, Editorial Siesta, Estocolmo.

1982 Trenes en la noche, poemas y xilografías, Editorial Nordan, Estocolmo.

1973 Río testigo, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo.

Actividad profesional

2000 Guionista de TV-Ciudad, Intendencia Municipal de Montevideo.

1998-1999 Editor de cultura del semanario Manos.

1997-1998 Asesor docente para tareas museísticas en el Departamento de Artes Plásticas de la Dirección de Cultura (M.E.C.), Ministerio de Educación y Cultura, Montevideo.

1998 Organizador y curador de las primeras “Jornadas de Videoarte Uruguayo” en el Centro Cultural M.E.C, Ministerio de Educación y Cultura, Montevideo.

1998 Organizador y curador de la exhibición “Philippe Decouflé”, Centro Cultural M.E.C, Ministerio de Educación y Cultura, Montevideo.

1996 Colaborador habitual de El País Cultural hasta el presente.

1986 Colaborador habitual del semanario Brecha hasta el presente.

1983-1985 Dirige la Editorial Siesta, en Estocolmo, junto a Roberto Mascaró y Mario Romero.

 

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

Esas afinidades, si las hay, están sobre todo determinadas por el hecho de compartir una lengua y una historia común. Más que de corrientes estéticas, prefiero hablar de ciertos poetas cuya obra tiene o ha tenido  especial importancia para mí. Hago una lista incompleta: César Vallejo, Vicente Huidobro, Juan Gelman, Octavio Paz, Humberto Megget, Roberto Appratto, Circe Maia, Lalo Barrubia, Vicente Alexaindre, Gabriel Celaya, Pablo Neruda. 

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

Una de ellas es su profundo tono existencial, como en los casos de Vilariño y Maia. Otra es una sobriedad que elude el reducido y redundante yo poético coloquial para crear un discurso que es el discurso mismo de las cosas, como en Appratto. También hay un tono lúdico que ha caracterizado buena parte de la poesía uruguaya, como en Megget, Benavídez y Falco.  

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

La ausencia de un verdadero desarrollo democrático.

poemas

 

SERPIENTE

El golpe diurno, la huella de ceniza, el río en forma de serpiente dijo Marlow, esa elección del predicado sin sujeto, ese dolor o marca en la incesante línea de la diacronía, la irreversible línea que se desarrolla desde el día a la noche, por la noche, es todo lo que existe. Con cuánta decrepitud empecinada buscamos los paréntesis (como si los paréntesis detuvieran el tiempo) buscamos la rotura de la línea o imprimir una elipsis, buscamos torcerle la cola a la serpiente, crear ingenuamente una serpiente circular en ese devenir de un predicado que no nos pertenece y que nos lleva. La vanidad es el miedo y el miedo es castigado con la mordedura. La serpiente lineal en su expansión lineal inyecta su veneno, que es ese golpe diurno cuyas raíces verdes se entierran en la noche, la conciencia perversa del olvido o la perversidad de la memoria, objeto del deseo. 

 

EL OTRO EN EL SILENCIO

En el silencio duerme el otro. En el silencio el otro viaja por Madagascar. En el silencio el otro tiene poderes mágicos. El otro en el silencio existe. El otro en el silencio es el silencio. En el silencio el otro absorbe todos los pensamientos. El otro en el silencio está escondido, camina por los recovecos sin forma de un presente invisible. El otro en el silencio es invisible. En el silencio el otro es muy visible. En el silencio el otro es bello, luminoso, feliz, casi abstracto. En el silencio el otro es otro. El otro en el silencio nos olvida, tiene nuevos amigos, nuevos amantes, se toma vacaciones en un verano largo. En  el silencio hay un sujeto que piensa en el otro. En el silencio del sujeto el otro es predicado. El otro en el silencio es un largo predicado con infinitos complementos circunstanciales de lugar. El predicado que el otro es en el silencio tiene un solo complemento circunstancial de tiempo, que es el presente del silencio en que el sujeto piensa en el otro.

 

OLOR DE LLUVIA ESCRITO

En las hojas mojadas las fojas de un informe que escribió la lluvia, los jazmines donde quedó el olor nocturno de la lluvia, las grandes estaciones abiertas con sus trenes, el empecinamiento del olor dejado por la lluvia en el aire de los textos, pensar que tantos trenes llegaban por las tardes en el olor a lluvia oliendo a aceite, pero aunque te había escrito que te estaría esperando te había costado creerlo, queda el olor en los jazmines las hojas como fojas de un memorándum de palabras de agua, había llevado mi paraguas, el tren mojado olía a metal caliente, la estación catedral con su esqueleto negro de hierro y claraboyas, la lluvia hace un bordado de agua, el agua escrita sobre las nervaduras debajo de la noche, gotas perlas iluminadas por los focos, el olor de la lluvia detenido escondido en los bosques renegridos, en los nombres de la noche los nombres de las estaciones (¿San Lazare, Central Station, Mapocho, Retiro, Gare du Nord?) salimos de la estación bajo el paraguas y todavía eras torpe, la gente te miraba porque eras un animal tan bello y torpe todos se daban cuenta que no eras de ahí, no estabas habituada a mojarte en la lluvia ni a flotar en la oscuridad de la lluvia ni a pisar las veredas sucias ni a atravesar el olor dulcemente podrido de los vagabundos que circulaban por las estaciones en las noches de lluvia, ya entonces existía esta noche este lado futuro y magro del Atlántico, este verano de perros mojados que comen la basura y hojas mojadas por la lluvia de palabras sin significado con este olor antiguo que se escribe en el aire y en la tierra mojada, el olor dulce a cementerio que tienen los jazmines los patios de hormigón rajado los canteros con gatos escondidos, la ventana el silencio, casi que no supimos qué decirnos, dije que dejaríamos tu equipaje en el apartamento de Michel, te gustaría comer cous cous te pregunté y no esperé respuesta, nos fuimos caminando, te miraba la gente, eras la potra blanca escapada de un circo, después pedimos vino, cuando brindamos te diste cuenta que yo ya estaba de este lado, que el agua de la lluvia había escrito otra historia en otra parte, que en el olor profundo de unos patios futuros una ventana abierta yo miraba la noche, las palabras de agua sobre las nervaduras de las hojas.

 

 

projeto editorial do jornal de poesia

editor geral e jornalista responsável

soares feitosa

coordenação editorial da banda hispânica

floriano martins

.

Retorno ao portal da Banda Hispânica
retorno ao portal

Agulha - Revista de Cultura
revista agulha

 

 

Secrel, o provedor do Jornal de Poesia

 

 

 

Só a DIDÁTICA em prol do Homem legitima o conhecimento

A outra face do editor Soares Feitosa, o tributarista