P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | PORTO RICO

Yván Silén | (1944)

HOJA DE VIDA

Yván Silén (Puerto Rico, 1944). Soy un profesor precario, un profesor por contrato, de la Universidad de Puerto Rico. Trabajo en dicha universidad desde el 2005 en donde se me ha negado sistemáticamente una plaza de literatura y el plan médico necesario. En este momento sólo enseño dos clases de literatura y se me han quitado los cursos de Literatura Hispanoamericana I y II. He publicado algunos textos fundamentales en relación a mi poética como son: Después del suicidio (1970), El pájaro loco (1972), Los poemas de Filí Melé (1976, 1984, 2009), El llanto de las ninfómanas (1980), La biografía (1984), Nietzsche o la dama de las ratas (1984), Las muñecas de la calle del Cristo (1989), Los ciudadanos de la Morgue (1995), Casandra y Yocasta (2001), La muerte de mamá (2005), Francisco Matos Paoli o la angustia de Dios (2009), La novela de Jesús (2009) y Cátulo o la infamia de Roma (2010).

EN NOMBRE DE LA POESÍA

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

YS La afinidad con otros poetas hispanoamericanos es la latinoamericanidad misma. Es estar enfrentados a una misma crisis (la postmodernidad y el nihilismo) y a un mismo enemigo (el yanquismo y la demokracia fraudulenta de los gobiernos entreguistas que capitalizan en el simulacro de las economías inestables). Nuestra afinidad estética con los poetas hispanoamericanos es la historia que nos reúne y que somos. El manejo constante de las metáforas, de las personificaciones, del barroquismo (Lezama Lima), del erotismo y del metacristianismo que nos continúa seduciendo. Bastaría pensar en los poemas de José Martí y César Vallejo (los “huesos ajenos”, el “café robado”, los golpes como del “odio de Dios”); en los “cuentos” de Rubén Darío, de Jorge Luis Borges, de Julio Cortázar, de Juan Carlos Onetti y en la problemática constante de la muerte (José Gorrostiza). También en la experiencia de la locura en Martín Adán, Francisco Matos Paoli, Marina Arzola, Alejandra Pizarnik, etc., para tener una idea amplia y radical de lo que nos une a esa Latinoamérica que somos.

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

YS Los libros que nos acechan en Puerto Rico son los siguientes: Rendijas de José María Lima, Canto de la locura y El viento y la paloma de Francisco Matos Paoli, Los poemas de Filí Melé de Yván Silén, La casa de la formas de Joserramón Meléndes, Manifiesto de las tristes de Mirna Estrella Pérez, Canto de la Pachamama de Etnairis Rivera, Fábula de la garza desangrada de Rosario Ferré, de Néstor Barreto, Poesía de Julia de Burgos, Tum tum de pasa y grifería de Palés Matos, etc. Estos textos son fundamentales para concebir ese diálogo que nos urge política y culturalmente con el resto de la Latinoamérica que somos. La conciencia de los poetas tiene, pues, que convertirse en la conciencia de la nación que nos sostiene contra los intentos demokráticos de un Estado hipotecado, privatizado y enajenado de sí mismo. Este Estado anexionista, ese Estado muñocista, ha intentado destruir todo el sentido de la identidad. Este Estado ha tratado rigurosa y consistentemente de extranjerizarnos y de despuertorriqueñizarnos. La poesía, sin fallarse formal y “vanguardistamente” a sí misma, ha decidido enfrentarlo y enfrentarse. Los choques poéticos son y han sido escandalosos y virulentos. Las formas, la novedad, lo inquietante, se unen radicalmente a los “temas” insospechados que el Estado colonial pretende erradicar con el silencio demokrático.

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

YS Hay varios aspectos fundamentales no sólo con lo político, como problema objetivo en la mayoría de los países latinoamericanos, como la enajenación de la burguesía latinoamericana con la cultura del rompimiento y la experimentación constante de sus escritores, sino también el celo, la censura institucionalizada y la envidia entre los poetas. Por otro lado, irrumpe también la presencia de las editoriales como aparatos de censura y como aparatos que pretenden implantar el “mal gusto”; las seudo morales, el conflicto insípido de las “generaciones” y las modas imperantes o decadentes de la oficialidad: el realismo mágico, el folklore, el costumbrismo, el realismo burgués o socialista, las novelas de detectives, los textos “light”, la ciencia ficción, la droga, la criminalidad, etc. La poesía radical obviamente se estrellará contra este fingimiento y contra esta masturbación de una cultura que se pierde en la copia del yanquismo, de la postmodernidad y del nihilismo establecidos como seudo valor: el blimblineo, el reguetón, los “performance”, etc. Lo insólito, lo onírico, lo esquizo y lo exótico de la poesía latinoamericana están retornando puertorriqueñamente. En el intento anexionista de hacer desaparecer a Puerto Rico latinoamericanamente la poesía ha asumido el lugar de la resistencia y de ser que le corresponde. Esta crisis, este peligro de ser, esta posibilidad de desaparecer yanquistamente obliga a la poesía a mantener una postura radical.

POEMAS

 

SOY PARANOICO

 

Soy paranoico como /
una taza de té verde derramada. /
Soy paranoico como el miedo /
que se pasea lila entre los árboles. /
Y titubeo como Dios /
entre los besos, titubeo, y te pregunto /
como si me hallara ahogado en el espejo: /

si te mato, Tuttifrutti, /
¿qué dirías de mí trasteando /
en tus poemas, en el sentido, /
en la risa brutal de las muñecas? /
¿Qué dirías de tu odio /
que aplaude brutal entre los “bleacher”? /
Que llueve secretamente /
en los espejos donde afilo mi veneno. /
No soy bueno ni malo. /
No soy transparente ni oscuro, /
pero si tuviera que escoger, escogería /
a Heráclito, a Kierkegaard, a Yván, /
porque tú eres /
(me río--y nadie ríe como yo--) /
el Nabucodonosor de las esquinas… /

Si te mato, Tuttifrutti, /
¿qué dirías de mí? /

¿Que me falta la razón en una pipa? /
¿Que me falta el pene en el Ajado /
(¿no eres tú, el cretino, el suicida, /
el que finge, el que yace de espaldas /
a las sombras, o el que /
vive desnudo, pobrecito, /
en el séptimo círculo de la ira?) /

Eres, Tuttifrutti, la náusea de Dios. /
Eres el dinero amanecido, tu /
celular inconcluso, tu letrina de insomnios /
tu fango oscurecido. /

---¿Qué es poesía?--dirás. /
---¡Poesía soy yo! /

Porque eres la antinada y la antirisa /
que tropieza en los Narcisos /
(que se lavan la cara en las navajas), /
y canta afónico debajo de la lluvia. /

¿Quién eres, Alquitrán, /
si has perdido el olvido en los armarios? /
Y si te mato, ¿qué dirías de mí? /
¿Con qué bobo bailarías junto al memo, /
sobre una taza de vino rojo derramado? /

Soy paranoico, lo sabes, /
como el miedo de Dios contra tus labios…

 

 

 

JOSÉ MARTÍ

 

La Muerte está

sentada a mis umbrales.

José Martí

 

Amaste a la candorosa, oscura
en los tejidos de sí misma.

Amaste a la Muerte y
quebraste a l’Apariencia medusamente
en donde todo se parecía a sí mismo:
fatal los días, como fatal la fama,
el cielo oscuro de las aguas claras,
el mar prusiano de la tierra verde,
los suicidas lívidos de los ahorcados lilas,
o el Cerbero a la voz del Hades
por donde Silén, abreviado, escaso e infinito
canta en los zaguanes y pregona inmaculado
el sentido del niño de la madre dura
por las grietas infinitas
de la ausencia…

Te levantaste extraño, duro,
para escribir el espanto de tus días
y afilaste la cuchilla Muerte como a una furia
bajo la lluvia de los días inmensos,
pero tu voz luminosa de Tirésias
no se confundió con l’Apariencia
de los múltiples ojos o de
las múltiples formas: Selene
inmersa en su periodo
pariendo a la Medusa
en los relojes de arena;
pariendo a Diana inmensa entre las lanzas,
o Ariadna inmensa, de tu verso,
como rosa blanca de la Muerte,
para que Tirésias de Silén,
desde el lomo del centauro blanco
dijera por los días de la Muerte
(el beso santo de la muerta, la madre grande)
que yace quebrado-cuerpo por los días del espanto.

¡José Martí, Tirésias oscuro,
infinito por la Muerte!...
Capitana del odio

 

 

A MANUEL RAMOS OTERO, POETA

 

Tanto diste
patadas contra el cielo
que clavaste
el muñón de tu rodilla contra el ángel.

No sabías, Manuel,
que traficar el maletín de la Turista
no tiene sentido en la casa de Caifás.

La luna amarilla del sida
(el fakir que dio gracias por la muerte
y el ridículo del espejo:
Pata de Palo es la novia de la casa)
iluminó la tragedia
que te manó del seno codiciado.

Tanto diste
patadas contra el cielo
que los sapos de oro, Manuel,
(mezcla de barcos que se hunden
--el mar se ha llenado de tierra--
y tus marinos infectos,
peces que babean mantequilla--)
dejaron de ser de polvo enamorado.
Tus cerdos del armario,
los cerdos tuyos,
gimieron en la columna del cielo.
La pandilla de locas
que esfingiaban tu nombre
todas eclipsaron a Dios
al sinónimo colectivo.

Eras el jinete del sueño
que se devela al antifaz
(golpe contra el cielo).
Se te olvidó que la fama no existe.
Que el poeta, Pata de Palo,
¿por qué no lo entendiste, cabrocinto?,
es hijo del cielo y del olvido.
¡Oh, Edipo, estrafalario, amigo mío!
Tus ojos sobre la mesa
--pescado de la copa derribada--
¿para qué sirven ahora?
si la mirada (sirena de las fosas vacías)
se ha hecho visión para sí misma.

Son los marinos de Ulises lo que parten
¡Oh, Manuel,
Circe de tu pata de palo!
Aquí tiene el poema
que pediste en el sueño.
No falté a la promesa del ropero.
Ni vendí las golondrinas
de metal para tu risa.

El café siempre te sabrá amargo
y no habrá amante de sida
(payaso de sida
--ridículo de dioses--)
que te beba.
Ítaca, a pesar tuyo,
seguirá siendo falsa.
Todos los intentos del cielo
son intentos del infierno.
Grecia no puede
mirarse en el espejo de Roma.
Lázaro, luciendo los cerdos de oro,
no puede seducir a las Helenas:
callejón de la poesía
donde el amor apesta.

¡Oh, tú, caballo de Troya,
tu ataúd, Pata de Palo!
Caja de crepúsculo de los dioses.
¿Por qué aplaudes ahora
si el teatro está vacío?
Si no te puedes masturbar
en el triforio. Si no puedes
ligar a tu madre viva
(como plagio de mi madre muerta
--¡oh, plagio de Las mariposas de alambre
en Las mujeres del mar!--)
artificialidad en ti,
melodrama de Dios para tu fama.
¿Por qué pataleas en el cielo
si no hay infierno que te aplauda!
¡Oh, loca de toda tu belleza!

Tus discípulos, Edipo,
(¿no te habías quitado el vanity
para que el ángel pasara?)
ya reparten tu nombre como enaguas de talco.
Todo es falso, lo sabes.
Todo homenaje,
Turista de los baños públicos,
es la forma de robarte el maquillaje.
De nada te valió
tatuar tu nombre sobre el falo de Dios.
De nada le valió al fakir
sentarse sobre el cáliz.
La noche se ha llenado
de bruma y sólo quedan las velas encendidas.

En el puerto de San Juan,
soñando con Ítacas,
los asesinos ven pasar los epitafios.
Todos, cual niñas hermosas,
ajadas de cera,
luciendo las ligas nuevas,
ven pasar tu rostro inmortal
junto a los barcos.
Quisiste ser la Circe
del convento y fue inútil
(de nada te valió que robaras mis poemas).
Hoy la ciudad está desierta
y yo te veo, Pata de Palo,
junto a Dionisio,
con tu corona de Novia.

¡Oh, Manuel,
no ha habido loca como tú!

Las sombras del infierno te reciben
como la madre falsa que tú eres.

Manuel, capitana del odio,
los marinos de Ítaca te festejan.

 

 

NO ME HAS PODIDO DERRIBAR

 

¡A LOS PALESTINOS---!

 

No me has podido derribar,
aunque esté muerto, porque
resucito en cada huelga general
para escribir mi nombre
en las paredes de los muertos.

No me hace falta la sed,
ni me falta lo saciado, ni
me hace falta el salario,
ni me faltan los orgasmos,
en las paredes escritas
por los muertos…

No me hace falta la sed,
ni me faltan los orgasmos,
porque la tierra abre sus surcos,
y la fábricas abren la muerte, y
el cielo abre un Dios
que se ha vestido de Arafat,
de Bolívar, del Che, de Albizu.

¡No me hace falta reír,
porque me estoy riendo con los muertos!

II

No me han podido derribar,
porque Palestina no ha caído,
ni han caído las estatuas de la fe,
y los héroes oscuros se morivivizan
contra los tanques y los aviones de Israel.

No me has podido arrancar la lengua,
ni me has podido matar
en los “espejos de Dios” de los desiertos,
o en la guerra santa de los santos,
en do los píos afilan los fusiles,
y los mártires, Israel,
afilan los falos
para darte por el culo, cabrona.

No me has podido
consumir en una taza,
ni en un dedal has podido
beberte el semen mío,
como té verde de noche,
como té rojo de muerte.

¡Jamás, Jamás, me has derribado,
yanquistamente, con tus tanques,
ni con la privatización de los canallas
en los bichos de tus profetas arruinados.

¡No me has podido derribar, Israel,
porque no has conquistados mis orgasmos!

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México) Revista TriploV de Artes, Religiões e Ciências (Portugal, Brasil)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.