P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | NICARÁGUA

Pablo Antonio Cuadra | (1912-2002)

Cuatro fundamentos verdes en la poesía de Pablo Antonio Cuadra

Steven F. White

Celebrar la memoria de Pablo Antonio Cuadra significa también apreciar la riqueza ecológica de Nicaragua.  ¿Ha habido un poeta más consciente en su obra de la biodiversidad de un lugar donde le ha tocado vivir?  A lo largo de toda su vida, Cuadra, que falleció a los 89 años en 2002, ha demostrado una rara y aguda sensibilidad en torno al medio ambiente de su país natal.  Gran conocedor del paisaje visible con sus volcanes, montañas, selvas, sabanas, lagos, islas, ríos, y costas, Cuadra también ha sabido revelar los secretos de otro paisaje, invisible pero historiado y animado por la memoria colectiva de un pueblo en la forma de folklore y cantos populares y también mitos de origen indígena.  Cuadra es de un país con una ubicación  privilegiada:

Nicaragua—afirma el poeta—geológicamente, es el centro de enlace y el puente entre las dos masas continentales.  En Nicaragua se encuentran y traslapan las dos floras y las dos faunas, del Norte y del Sur.  Y siguiendo a la naturaleza es también el lugar de encuentro de las culturas que ascendieron del sur con lenguas y culturas de origen preincaico, chibchas, amazónicas, y de las que descendieron del norte de origen tolteca, nahuatl, maya, etc. (Cuadra 1988 37)

Esta presentación está basada en mi libro El mundo más que humano en la poesía de Pablo Antonio Cuadra: un estudio ecocrítico. La ecocrítica “es el estudio de la relación entre la literatura y el medio ambiente físico”, y demuestra cómo la cultura humana se vincula con el mundo físico, afectándolo y, a la vez, siendo afectada por él (Glotfelty y Fromm xix).  De acuerdo con este marco teórico, quisiera destacar cuatro fundamentos verdes que podrían servir para una lectura de la poesía pabloantoniana: 1) la topofilia de Poemas nicaragüenses, 2) la biofilia que caracteriza El jaguar y la luna, 3) el paisaje invisible que define Cantos de Cifar y del mar dulce y 4) la ecología cultural que es la cualidad más notable de Siete árboles contra el atardecer. Estos conceptos se pueden aplicar a la obra entera de Cuadra como una forma ecocéntrica de entender tanto su poesía como el medio ambiente que figura en ella de una manera tan importante.

¿Qué es la topofilia? Según Yi-Fu Tuan consiste en “todos los vínculos humanos afectivos con el medio ambiente material” (Tuan 93). Donde mejor se aprecia este afecto en Poemas nicaragüenses es en el poema que abre el libro “Introducción a la tierra prometida”, cuyo último verso es una especie de éxtasis espacial: "¡Amor nicaragüense!" (Cuadra 2003 99). A primera vista se podría pensar que es el nacionalismo que inspira el amor y que el libro es un proyecto que se limita a un solo país. Pero creo que hay una tierra que habla en este libro que es transnacional.  El poeta quiere entablar un diálogo con la flora y fauna que aparecen en el espacio cartográfico de Poemas nicaragüenses pero que también son endémicos a una región mayor.  El libro posibilita, claro que sí, un enfoque en un lugar específico--Nicaragua.  Pero este sitio, sin embargo, se define con elementos naturales que, al final, no reconocen necesariamente las fronteras entre países, creando así (a pesar del título del libro) un nacionalismo que se deshace a favor de lo extra-nacional. Además, son precisamente estas características ecológicas y culturales, fusiones de paisajes y experiencias, las que le permiten al lector hablar de un mapa afectivo no sólo del país donde germinaron los poemas sino de una zona biótica.

La fuerza ecológica y hasta edénica de “Introducción a la tierra prometida” consiste precisamente en el deseo del poeta de dirigir la palabra directa e íntimamente a una amplia diversidad de especies no humanas, una técnica que cobra una vigencia aún mayor en El jaguar y la luna.  Este libro presenta una relación estrecha y sagrada entre los seres humanos y los animales en todas sus manifestaciones, sobre todo en su concepto aborigen del alter-ego.  Edward O. Wilson, uno de los grandes naturalistas contemporáneos, ha propuesto la idea de la biofilia para definir la tendencia humana innata de enfocarse en la vida y los procesos vitales. Según él,  “La hipótesis de la biofilia sostiene que hay una dependencia humana en la naturaleza que se extiende mucho más allá de [… ] la subsistencia material y física para abarcar también la necesidad de los seres humanos de poder realizarse en términos estéticos, intelectuales, cognitivos, e incluso espirituales” (Kellert y Wilson 20). Wilson sostiene además que “mientras el lenguaje y la cultura se expandieron, los humanos también utilizaron los organismos vivos de diversos tipos como una fuente principal de metáfora y mito; es decir, el cerebro evolucionó en un mundo biocéntrico” (Kellert y Wilson 20 & 32).

En El jaguar y la luna, además, Cuadra define el concepto mitobiofílico del alter ego que aparece en el arte aborígen pre-nicaragüense como:

el otro como fundido con el ser humano, o encaramado sobre la espalda, la cara humana dentro de las fauces del animal, o el animal agobiando—como una carga sobre la cabeza y hombros—al hombre... (Cuadra 1991b 1 & 2).

En términos ecológicos, la identificación personal del ser humano con las estrategias de adaptación de una especie específica a través de tradiciones como el nahual ayudan borrar las fronteras entre lo humano y lo más que humano.

En todos los libros de Cuadra, pero sobre todo en Cantos de Cifar y del mar dulce, opera el concepto del paisaje invisible que Kent C. Ryden define de la siguiente manera: “Para los que han desarrollado un sentido de un lugar, entonces, es como si hubiera una capa imperceptible de usos, memorias y significados—o sea, un paisaje invisible de señales terrenales de la imaginación—colocada encima de la superficie geográfica y el mapa de dos dimensiones” (Ryden 40).  El Gran Lago y sus islas, como cada lugar terrenal, además de tener su propia psique, personalidad e inteligencia, también hablan por medio de las personas que lo habitan.  En Cantos de Cifar y del mar dulce, Cuadra ha creado una poesía ecoléctica que expresa la experiencia de un sitio específico que el poeta conoce bien y ama. Cifar, el protagonista del poemario, es de ese tipo de personaje que, en las palabras de Ryden “se eleva al rango de héroe folklórico porque, debido en gran parte a su dominio de las condiciones ásperas del terreno local, es alguien que cristaliza la experiencia geográfica local” (Ryden 91). En el caso de Cifar, su canto se disuelve en la estela detrás de un barco guiado por manos humanas pero permanece en los poemas de Cuadra.

Cuadra también intenta revelar una serie de historias ocultas en ciertas especies que habitan el mismo lugar que el poeta en Siete árboles contra el atardecer, un libro en que cada personaje-árbol-poema demuestra cómo la cultura humana está conectada al mundo físico. Cuadra alcanza revelar aspectos de un paisaje invisible porque sus árboles (la ceiba, el jocote, el panamá, el cacao, el mango, el jenísero, y el jícaro) albergan una riquísima mezcla de historia (personal y colectiva), folklore, mitología y características etnobotánicas que definen con mucha precisión la identidad nicaragüense. Siete árboles contra el atardecer es una antología vegetal que abre un diálogo con los seres humanos que habitan también el mismo ecosistema.

El poeta, además, habla de los usos medicinales de las plantas y dos temas contemporáneos sumamente polémicos que son el acceso a recursos genéticos y los derechos intelectuales del conocimiento tradicional indígena.  Los siete poemas tienen un innegable valor simbólico, pero también una vitalidad literal. Ceiba pentrandra, Spondias purpurea, Sterculia apetala, Theobroma cacao, Mangifera indica, Pithecellobium saman, y Crescentia cujete forman una parte de la rica biodiversidad del lugar que habita el poeta.

Hay que señalar también La ronda del año, un libro calendárico cuyos doce poemas, sobre todo en las “Antífonas”, se enfocan en el medio ambiente de un sitio específico con características regionales por medio de su metereología, astronomía y botánica asociadas con los ciclos de cada mes del año. Estos poemas conservan en su lugar el suelo y la memoria locales. 

Mientras tanto, ¿en qué quedamos en cuanto a la esperanza? Jonathan Bate propone que la poesía,  en términos muy literales, es la canción de la tierra y se pregunta si el poeta no es una sub-especie clave (keystone sub-species) de Homo sapiens, o sea, el poeta, como una criatura aparentemente inútil pero que es potencialmente el salvador de ecosistemas (Bate 231). En este sentido, los poemas verdes de Pablo Antonio Cuadra son canciones de la sustentabilidad.  Como ha dicho Cuadra, “Cuando se hace un árbol-poema, la escritura puede enfrentar su creación: haciendo la semilla de un árbol con sus propias leyes de crecimiento, floración y fruto; o haciendo el árbol tal cual, soberano pero inmóvil.  El poema seminal no cesa de engendrarse” (Solís 147).  Los poemas ecológicos de PAC representan también una técnica mnemónica para recordar quiénes somos, de dónde venimos y, sobre todo, a dónde vamos si no logramos cuidar lo que nos sostiene. 

Obras Citadas

Bate, Jonathan. The Song of the Earth. Cambridge: Harvard University Press, 2000.

Cuadra, Pablo Antonio. Poesía I, comp. Pedro Xavier Solís. Managua: Fundación Vida, 2003.

___.  Aventura literaria del  mestizaje y otros ensayos. Obra en prosa, v. 2. San José, Costa Rica: Libro Libre, 1988.

Fowler, Jr., William R. The Cultural Evolution of Ancient Nahua Civilizations: The Pipil-Nicarao of Central America, Norman y London: University of Oklahoma Press, 1989.

Glotfelty, Cheryll y Harold Fromm. (eds.) The Ecocriticism Reader: Landmarks in Literary Ecology, Athens y London:  University of Georgia Press, 1996.

Kellert, Stephen R. and Edward O. Wilson. (eds.) The Biophilia Hypothesis, Washington, DC: Island Press, 1993.

Nabhan, Gary Paul y Sara St. Antoine. “The Loss of Floral and Faunal Story” en Stephen R. Kellert and Edward O. Wilson, eds. The Biophilia Hypothesis, Washington, D.C.: Island Press, 1993: 229-250.

Ryden, Kent C. Mapping the Invisible Landscape: Folklore, Writing and the Sense of Place, Iowa City: University of Iowa Press, 1993.

Shiva, Vandana. Monocultures of the Mind: Perspectives on Biodiversity and Biotechnology. London: Zed, 1993.

Solís, Pedro Xavier. Pablo Antonio Cuadra: Itinerario (Análisis y antología). Managua: Hispamer, 1996.

Tuan, Yi-Fu. Topophilia: A Study of Environmental Perception, Attitudes and Values, Englewood Cliffs, New Jersey: Prentice-Hall, 1974.

White, Steven F. El mundo más que humano en la poesía de Pablo Antonio Cuadra: un  estudio ecocrítico. Managua: Asociación Pablo Antonio Cuadra, 2002.

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México) Revista TriploV de Artes, Religiões e Ciências (Portugal, Brasil)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.