P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | COSTA RICA

Mía Gallegos | (1953)

HOJA DE VIDA

Mía Gallegos (San José, Costa Rica, 1953). Poeta y periodista.  En la actualidad está incursionando en el género del cuento y en el campo de la pintura. Ha publicado: Golpe de Albas, poesía en 1977, publicado por la Editorial Costa Rica. Los Reductos del Sol, 1985, publicado por la Editorial Costa Rica, poesía, Premio Aquileo Echeverría de ese mismo año.  El Claustro Elegido, poesía, 1989, publicado por la Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.  Los Días y los Sueños, prosa poética, 1995, publicación de la Editorial Costa Rica. El Umbral de las Horas, poesía, 2005, publicado por la Editorial Costa Rica, Premio Aquileo Echeverría, año 2006. También ha obtenido reconocimientos en el campo del periodismo cultural, por su trabajo en el programa televisivo Galería obtuvo el Premio Joaquín García Monge.

EN NOMBRE DE LA POESÍA

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

MG He tenido influencia de muy diversos poetas latinoamericanos, especialmente Vicente Huidobro y César Vallejo y más recientemente de la argentina Olga Orozco, así como de la también argentina, Alejandra Pizarnik.  De ellos he aprendido síntesis en la creación poética.  También me siento heredera de la poesía de la costarricense Eunice Odio. Leyendo a autores de todas partes, he procurado encontrar mi propio estilo.  Cabe decir que me siento heredera de los poetas latinoamericanos, fundamentalmente.

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

MG Estimo que la contribución esencial a la poesía la ha dado la poeta Eunice Odio, es nuestra máxima representante.  Ella puede ser leída en cualquier latitud.  Es una poesía compleja, que se ubica dentro de las vanguardias latinoamericanas.  Lamentablemente no ha sido reconocida como una de las escritoras más importantes de América latina.  Mucho de eso puede decirse también de la obra de otros dos costarricenses: Isaac Felipe Azofeifa y Carlos Rafael Duverrán.  Dado que nuestro país no es un centro de poder político mundial, muchas de estas voces no llegan a trascender a escala internacional.

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

MG En Costa Rica son solo algunas voces las que se dan a conocer.  Mucho tiene que ver con la posición política y el acceso a que ciertas figuras tienen al poder.  Los que estamos al margen de la política partidaria, dejamos de existir, por así decirlo.  Creo que podría crearse una revista literaria a nivel regional, de Centro América para que muchas otras voces tengamos cabida y para que la difusión sea más democrática.

POEMAS

EL CLAUSTRO ELEGIDO

 

No busco nada.

A nadie aguardo en este día.

 

Esperar es una de las raras

Estratagemas de Dios

Para detenernos en un punto.

 

Mi país:

Montaña verde y lluvia.

Un caballo se pierde en la llanura

Imaginada,

Que ahora está vedada a mis ojos.

 

Busco la intensa reflexión:

La de los libros amigos,

La luz interna que preciso para vivir,

El candil de oro,

El Eclesiastés y la paciencia de Job.

 

A mi edad y en un país de lluvia,

El claustro es una elección.

 

Ahí se pierden los contornos.

La vida se diluye en un ir y venir

Del trabajo al café,

Del café a la taberna.

 

Busco la infancia que soy:

La llanura, la sombra del árbol gigantesco,

El único mar sin fondo,

El caballo desbocado en su furia,

El verdor de la montaña junto al cielo.

 

Me gusta quedarme a solas

Sintiendo como la sangre me nutre de nuevas vestiduras.

 

A solas me pertenezco.

No hay dicotomía entre el espejo y yo,

Una vive y la otra sueña.

Juntas recordamos a un hombre.

Juntas hemos escrito estos versos.

 

 

SUEÑO EN VIGILIA

 

Este no es un sueño.

No es el álgebra soñada,

No es la realidad imaginada

O la grieta entrevista.

 

Tampoco es la literatura que se parece al sueño,

O el sueño que se parece a la literatura.

 

Igual que La Intrusa que Borges escribió

En la vigilia,

Fui sacrificada por dos hombres.

 

Mi sacrificio no los hizo ni mejor ni peor.

Ahora ellos, los dos, deben olvidarme.

 

Mi sacrificio fue por la luz propia.

Soy una mujer que en vigilia escribe

Y recuerda a dos que amó.

 

El sacrificio fue amarlos,

Y no esto que ahora recuerdo,

Que se parece a cierta altura y al olvido.

 

 

EN LA PIEL DE ÍCARO

 

¿Y si al caer desnuda como una mariposa de lumbre,

Voy a dar a tus brazos,

Y moro algunos minutos entre tus largas piernas?

 

Y si arrojo estos poemas en la mitad de tu lengua,

En medio de tu indómita camisa,

Sólo porque anhelo morir quemada.

¿En dónde, entonces,

Quedará toda mi vida ahogada dentro de ti?

 

Quiero para ello

Tener la piel de Ícaro

Y habitar dentro de ti.

 

Y morir de muerte,

Pero dentro de ti.

 

 

CREAR

 

El oficio de la ardorosa paciencia,

Tantear la sílaba,

Buscar la palabra que apenas señala un camino.

 

Me siento en esta silla que emanó de un sueño,

En donde solo está un reloj despierto,

Claro

Preciso

Libre

Cambia de itinerario, me dicen.

Pero no conozco ningún camino.

Todos han sido borrados, y es menester empezar de nuevo.

 

Quisiera escribir como quien canta,

Como quien ensaya el papel de la rumbera

En un salón de borrachitos en el trópico.

 

Aquí debo crear,

Bajo esta lluvia que no cesa,

Bajo esta paciente luna inmutable.

Crear: la paciencia,

La silla, los pocos libros que conservo.

Ah, si existiera el azar,

La puerta abierta, la ventana

Sin barrotes,

Desnuda,

Infinita,

Sin una sola aldaba.

 

Si existiera eso otro, la vida que no es esta,

Que a veces puedo construir en mis armarios.

 

Trazo palabras y letras con paciencia:

Son dibujos,

Bosquejos hechos con lápiz de punta mocha.

 

No sale un verso entero,

Ni siquiera una cancioncilla.

Es solo un trazo, tras otro, tras otro

Como un brutal aguacero.

 

El oficio es la paciencia que arde.

El golpe seco.

El tin tin del corazón.

 

 

DECLARACIÓN DE AMOR

 

Que otros digan que fueron tus amigos.

Que otros te rindan homenajes.

No puedo estar entre ellos yo.

No pertenezco a ese ámbito.

Conocí al poeta y no al otro.

Te diré tan solo estas breves memorias,

Amigo mío,

Querido amigo mío.

 

Yo soy,

Quiero ser

Una discípula de Ibsen.

 

No tomaré York, no.

Por esta vez no lo haré.

 

Pero igual busco

Aquellos amores metafísicos

Por los que se vive

Una vida,

O muchas vidas

Sin poder dar con ellos.

 

Ves que aquí, en mi declaración de amor,

Solo acentúo los énfasis,

Lo demás

Lo nuestro fue meramente circunstancial.

Yo buscaba a Robert Browning

Y tú, ¿a quién buscabas?

Vivimos ambos en pos de los amores metafísicos, aquellos que le dan

Sentido a la existencia,

Y no nos miramos,

Aunque quizás si. Quizás.

 

Digo,

Afirmo que quiero ser

Una firme,

Diestra,

Sobresaliente

Discípula de Ibsen.

 

Mas, heme aquí,

Tan solo soy tu aprendiz,

-amigo mío que ya no estás entre los vivos-

 

Cierto es que antes,

En algún momento,

Quizás por un instante pensaste,

Pensamos que

Tu y yo éramos Brynhild y Sygurd,

Pero siempre caminábamos solos,

Y algunas veces nos encontramos por el camino.

 

Sí, yo sé que lo soñamos.

En algún lugar del camino nos detuvimos.

Estábamos soñando.

Todo era niebla y sueño.

Sueño y niebla.

Y también en nuestro sueño

Había una espada en el lecho.

Nos besamos.

Nos besamos muchas veces.

Yo quería pertenecerte.

-La vida sabe que es así-

 

No, amigo mío,

No pudimos llegar a la posada de Thorgate.

No hubo un lecho para nosotros.

No.

 

Escuché el aullido de los lobos.

Siempre los he escuchado,

Desde que soy una niña los escucho.

 

También sé que un pájaro está por cantar.

¿Vas a morir?

¡Qué descanses!

Vivirás en mí,

Que soy tan solo tu aprendiz.

 

Mientras duermes, vigilaré.

Me mantendré despierta.

Al menos aquí, los lobos

Cesarán de aullar.

Yo vigilaré,

Caro amigo mío.

 

 

 

PIENSO EN MARIA ZAMBRANO

 

Ahí la rosa

y el centro inmóvil.

Después los pétalos y el círculo.

 

La unidad que se desprende,

la unidad que gira y vuelve a girar

hasta morir.

 

Como si fuera una bailarina

que gira

en su propio centro,

sin deslizarse,

sin caer

como si bailara hasta morir,

como la sierpe,

como la luz que apenas aparece

 

Sólo el movimiento.

Sólo la danza.

 

Quizás la suma del amor.

Quizás sólo la oración al dolor.

 

Sin muerte y sin resurrección.

Nada más el movimiento de la rosa

que se extiende,

la rosa que es círculo,

La rosa que es una.

 

Después sólo el movimiento.

Estallido

Fugacidad

Relámpago

 

 

LA MADRE

 

Yo soy la anciana primera

de la tierra.

Vine de un tiempo derramado,

de una sílaba irrepetible y perfecta

que aún persiste.

 

El tiempo es una mujer

que fundó la primera arcilla,

la gran balada para ser habitada,

la tierra de los eternos anillos

de los golpes de espada,

de la luna infinita.

 

Fundé un cosmos en mi peregrinar

y de mis lágrimas brotaron

animales callados, perfectos,

altos tigres,

luminosos jaguares

y águilas que desafiaron la luz.

 

Mas, conservo de mi una lágrima oculta

del mismo color de la brisa,

con la sonora trepidación de los mares,

un alto vuelo como el vuelo del águila

 

Es la gota para habitar

una vida después de la tierra,

después de la nube,

después del espacio.

 

Me iré con mi lágrima

a depositar el misterio en un río de ríos,

en todos los ríos.

 

Un día como todas las madres

fundaré de nuevo la gota de la vida.

 

 

AMOR EN CLAUSURA

 

La lluvia arrastra las hojas de los árboles,

y los cuerpos que no aceptan doblegarse,

mueren como héroes de nombres vagos y oscuros.

 

Tanto he llamado a Dios

desde mi claustro,

busco su origen, su confianza, sus pies, el barro, pero la vida me sigue a golpe de lluvia.

Soy pobre, me digo,

soy pobre como el Amor

pero no conozco la súplica.

Los nudillos de mi mano no golpearán

ninguna puerta.

 

Me ha herido la vida con sus garras

pero insisto en seguir

como la guerrera que soy,

y que ama la ciudad,

su ciudad.

 

Por eso, y nada más que por eso,

amo la nostalgia

porque es profunda como las velas azules

que tejen el encuentro entre el día y la noche.

 

Amo esta soledad

que transcurre entre libros, sueños, llamas

en donde existe un pacto con la vida

y una consagración con la espera

de un día más noble y de una soledad más honda.

 

Con las manos invento figuras y nombres

en la pared,

y labro una ciudad que habitaré mañana

cubierta por torres secretas,

cubiertas por el canto del tiempo, del mar,

de la sal,

recubiertas por el halo de la espera,

por una lejanísima espera,

despojada de esperanza,

pero tibia y pequeña como un nido profundo,

como el oído de Dios que me guarda y me nombra,

en donde seré la dueña

de una canción soberana y sola

como la negra armonía del mar,

la noche y el tiempo

que se devuelve y vuelve

como una madeja profundamente tibia,

enlazadora de los cuerpos

que trajo la marea,

que depositó el mar sobre la sal blanquísima

que se encuentra en la cresta

y frente al sol,

y baila la danza de la marejada,

del desconcierto, del desconsuelo

de la pobre, lejana y dulce soledad.

 

 

LA CASA AZUL

 

México es humo

Y yo me pierdo por Malitzin,

más allá de la calle 17.

 

Paso por el mercadito

y devoro las fresas,

pero ando despojándome de mi,

porque me cansa

llevar conmigo tan largo exilio

 

Devoro las fresas,

Y las piedras de Coyoacán me gustan.

Las piso fuerte, muy fuerte, y afirmo el pie.

Primero uno y después el otro.

 

Me gusta el mercado.

Pero me pierdo.  Me gustaría ser otras.

Por eso muerdo las fresas y sonrío.

 

Y doblo hasta llegar

A la casa azul de Frida,

y soy todas esas mujeres y esa mujer que ella pintó,

leo las cartas esparcidas por los muros,

las letras menuditas desfilan,

y miro ese sobresalto, esa vida

que fue creciendo

desde su desnudez,

desde la pequeña niña accidentada.

 

Entonces lloro

porque quiero vivir,

y pienso como alguien que me antecedió en exilios, que México es mío.

Ahora, las mujeres de ojos redondos,

tan mexicanos y dulces

empiezan a mirarme

y a preguntarme tantas cosas.

 

Pero yo me pierdo entre los cuadros,

y me dan ganas de acariciar

las sillas, las plantas

e imagino una trenza larga y negra

de seda.

Y empiezo a sollozar

pensando en la niña que pintaba,

porque aquí yo no existo,

soy el cuadro, la mesa y la cama

y la niña y la pared azul,

en donde alguna vez se reflejó el beso de Frida y de Diego.

 

Salgo, salgo de ese laberinto azul,

y de nuevo piso fuerte las piedras de Coyoacán,

para volver y volver

y evocar un círculo que me trastroca.

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.