P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | PORTO RICO

Lourdes Vázquez | (1948)

HOJA DE VIDA

Lourdes Vázquez (Puerto Rico, 1948). Bibliotecaria de profesión, algunos de sus premios incluyen el Premio Internacional Juan Rulfo de cuento en la categoría Literate World (2002) y Mención de Honor en Best Book of the Year Award (Foreword, 2004) por su libro Bestiary: Selected Poems 1986-1997 (Arizona: Bilingual Review Press, 2004). Muchos de sus trabajos han sido traducidos al inglés, sueco, italiano, portugués, rumano, catalán, gallego y mixteca y han sido publicados en sinnúmero de antologías y revistas. Ha vivido la mitad de su vida en Nueva York y muy recientemente en Miami en donde se dedica a escribir y adivinar el futuro. Libros: Tres cuentos y un infortunio (2009), Selección y prólogo: Narradoras latinoamericanas en Estados Unidos (2009), Una muñeca de cerámica…=A porcelain doll (2009), Samandar: libro de viajes=Book of Travel, 2007, Sin ti no soy yo (2005), Salmos del cuerpo ardiente (2004), May the tranvestites of my island who tap their heels exquisitely (2004), La estatuilla San Juan (2004) Bestiary: Selected Poems: 1986-1997 (2004), Park Slope (2003), Obituario-ebook (2004), Hablar sobre Julia: Julia de Burgos: Bibliografía, 1934-2002 (2002), Historias de Pulgarcito (1999), La rosa mecánica (1991), Aterrada de cuernos y cuervos: Marina Arzola, el testimonio (1990), Poemas: La rosa mecánica (1988), Las hembras ( 1987).

EN NOMBRE DE LA POESÍA

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

LV Recuerdo noches junto a seis compañeros de clase alrededor de una mesa de seminario en NYU, con el propósito de estudiar a José Martí. Todo un semestre dedicado a José Martí. Antes de esa experiencia solo conocía una que otra de su poesía y en ese seminario se presentó el gigante de la palabra, del exquisito concepto de la poética. Han pasado más de veinte años de aquella conversación alrededor de una mesa y puedo sentir todavía el calor del salón con su luz tenue arropándonos y el ulular del viento del invierno contra la ventana y me imagino a Jose Martí caminando entre el frío salvaje de New York para encontrar a sus compañeros de batalla, mientras construía un verso o leía a Walt Whitman, en ese otro diálogo con la poesía norteamericana. ¿Por qué no se analiza en detalle la influencia de la poesía norteamericana en la hispanoamericana? ¿Por qué no se habla de esa ‘pluralidad lingüística’ como dijo Martí? Unheard repiten los hispanistas. Dentro de esa pluralidad anoto a Allen Ginsberg porque supo conversar con Walt Whitman contestando en HOWL con un aullido evocador el pesar de la vida norteamericana en los cincuenta. Hay que señalar que la introducción de la primera edición de Howl fue escrita por William Carlos William, ese otro norteamericano-puertorriqueño.

Continúo en esta conversación esta vez junto a un amigo en Puerto Rico que nos aleccionaba de una forma muy extraña: cada libro que iba leyendo lo llevaba debajo del hombro. ¿Y ahora qué lees?, preguntaba y su contestación se limitaba a enseñarme la carátula del libro para luego sentarnos debajo de cualquier palma de la Universidad de Puerto Rico. Entonces leía en voz alta a Octavio Paz, Neruda, Huidobro, Vallejo, Borges, la generación del 27 completa, en fin the usual suspects. Y esto no lo digo de forma peyorativa, au contraire, lo afirmo porque han sido todos ellos los grandes maestros de los que todos hemos aprendido. De ahí en adelante lo que me ha preocupado es descubrir lo que Noé Jitrik define como la poesía como conocimiento. Por ejemplo El arco y la lira fue fundamental en su momento porque recoge una discusión esencial: ¿existe un decir poético?, ¿cómo se comunica?

Otros poetas que descubrí con el tiempo y que han calado hondo por precisamente intentar contestar esa pregunta han sido los caribeños: Aimeé Cesaire de Martinica, el Premio Nobel-Derek Walcott de Saint Lucia, y Pedro Mir de República Dominicana; Eliseo Diego y Lezama Lima de Cuba; los poetas peruanos Blanca Varela y Javier Sologuren, Lugones y Girondo de Argentina, la escuela centroamericana: Ernesto Cardenal, Gioconda Belli, Claribel Alegría y Pablo Antonio Cuadra. Los mexicanos: Carlos Pellicer, Salvador Novo, Jaime Sabines, toda la familia Huerta, a saber: Efraín, Thelma Nava, David y Raquel; además de José Emilio Pacheco y Sergio Mondragón, quien fundó la revista El Corno Emplumado y, sobre todo la aún desconocida poesía puertorriqueña.

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

LV En el archipiélago del Caribe se manejan un sinnúmero de idiomas; a saber: español, inglés, francés, holandés, creole y papiamento, además de otro montón de religiones: cristianismo, hinduismo, islamismo, Rastafarian, santería, espiritismo y vudú. ¿Se me quedaría alguna por mencionar? La poética del Caribe en su singularidad está formada dentro de una diversidad de historias coloniales que afectan las formas de ver y actuar, a la manera de Gramsci. Las dimensiones literarias de esta poética son tan profundas como diversas, mas conviven y confabulan como protagonistas principales, pero por alguna razón misteriosa y que a mí me resulta folklórica, la isla de Cuba ha sido siempre la más estudiada, los escritores cubanos los más visibles. Ya ves, no puedo hablar de mi isla-Puerto Rico, sin hablar de la región. Una región en que la música, el cuerpo y el sabor son parte sine qua non de la fórmula: en ese sentido somos mucho más similares a Brasil que a cualquier otro país de América Latina. Debo añadir un dato importante: más de la mitad de los puertorriqueños viven en Estados Unidos. Yo soy parte de esa diáspora.

Dentro de esta introducción, esbozo un inventario de poéticas esenciales de mi país. Pienso en el diálogo poético entre dos grandes poetas: William Carlos William (de madre puertorriqueña) y Luis Palés Matos. Mientras uno trabajaba su obra en inglés y en Estados Unidos, el otro trabajaba desde Puerto Rico y en español lo que llamo hoy la poesía imprescindible de mi isla. Todos conocemos la enorme trayectoria de William Carlos William, muy pocos la influencia de sus orígenes sobre su poesía. Por ejemplo, uno de sus primeros libros (escrito en inglés) se titula Al que quiere (1917) y su bibliografía incluye un sinnúmero de traducciones al inglés de poetas españoles y latinoamericanos entre los cuales se incluyen a Neruda y a Nicanor Parra, entre otros.  En el año 41 del siglo pasado William Carlos Williams quedó enormemente impactado por una visita a la isla. Allí conoció, entre otros, la magistral poesía de Luis Palés Matos. Luis Palés Matos, de otra parte, recoge la estética del cuerpo de la región formulando una poesía híbrida sin dejar de trabajar el tema de la validación nacional. La editorial Ayacucho le dedicó un número en los noventa, lo que nos honra, pero aún así sigue siendo ese gran desconocido en Hispanoamérica pese a que ya han salido unos cuantos libros críticos sobre su obra - tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos.

Los cuatro del nacionalismo: así les he bautizado. Me refiero a: Juan Antonio Corretjer, Clemente Soto Vélez, Graciany Miranda Archilla y Julia de Burgos. El discurso de la autodefinición como nación y el proyecto de educar al pueblo hacia la independencia fueron sus constantes. No obstante, no hablo de una poesía regionalista, sino de una poética latinoamericana comprometida y de una belleza inigualable, capaz de mover audiencias. Tanto Clemente, Juan Antonio como Graciany estuvieron presos en cárceles de Estados Unidos por su ideología independentista. A Clemente Soto Vélez, una vez fuera, no se le permitió regresar a Puerto Rico hasta su vejez. Del otro lado el FBI persiguió a Julia de Burgos de día y de noche haciéndole la vida papelitos; ya que apenas pudo conseguir una estabilidad económica, pero no impidió el que lograra una poesía radical e intimista con una dimensión irrefutable. Valga de ejemplo los primeros versos de su poema ‘Himno de Sangre a Trujillo’ Que ni muerto ni las rosas del amor te sostengan,/ General de la muerte, para ti la impiedad./ Que la sangre te siga, General de la muerte,/ hasta el hongo, hasta el hueso, hasta el breve gusano condenado a tu estiércol.

Debo mencionar que Clemente nos aleccionó sobre la historia de los puertorriqueños en la diáspora, como ningún otro. Sentada en el piso de la sala de su apartamento, recuerdo todavía su brillante discurso, su memoria infatigable, su poderosa poesía. Años después se me hacen absolutamente imprescindibles otros poetas, también de la diáspora: Iván Silén por su indomabilidad estética y su postulado de absoluta independencia intelectual al escribir de frente a cualquier escuela poética o generacional, élite o grupo. Pedro Pietri, discípulo directo de Whitman y de Ginsberg por elaborar un seductor mapa de la realidad del ser puertorriqueño en la diáspora. Recuerdo haber compartido escenario con Ginsberg y Pedro Pietri en el maratón del Poetry Project en New York por allá por los años 90 y como el público ovacionaba a estos gigantes-Yo incluída. Así de impactante fueron los performances de ambos poetas. Continúo con este inventario y pienso en la poesía contundente de historia y amor de Rosario Ferré y en la poesía insospechadamente original de José María Lima, uno de nuestros poetas menos conocidos y más importante. Por último, Manuel Ramos Otero porque elaboró una poesía contestataria hispanoamericana con hablantes disfrazados con kimonos, cual coro griego ajeno a las desgracias.

POEMAS

 

EL EUNUCO

 

Me encerré en un cuarto allá arriba en aquella loma y cuidé de mi criatura. El encierro duró muchos años. Como usted debe saber, una criatura requiere de grandes cuidados, muchos sacrificios y unos cuantos pesos en el bolsillo. De noche salía a respirar aire fresco y a lo lejos observaba el lago y sus peces jugueteando con las redes de los pescadores. De madrugada paseaba a la criatura para que tomara el sol, fue cuando descubrí los cinco hermanos retardados en la casa más próxima. A uno de ellos le gustaba acariciar las manos diminutas del niño. Recuerdo el camino angosto y los robles hinchados de flores. Usted y su pelo rizo, usted y sus viajes. Usted y su esposa tristísima que mira de frente al lago. Los jacintos del lago estrangulando los peces.

 

Ha pasado tiempo. Los cinco hermanos retardados andan viejos y solos de sexo, imaginando a la amante sola con su amante en la habitación a oscuras.

 

Ha pasado tiempo, repito. La criatura ha crecido y le cuento sobre el Califa Fadhl que mató a su mujer. Un eunuco le preguntó a Fadhl dónde enterrarla. "Entiérrala precisamente donde está". Ahí fue enterrada. El eunuco rompió el mármol, el lapislázuli y la piedra hasta llegar a la arena, más tarde encontró agua. La mujer fue tirada al agua. Quedó sola. Usted le acompaña.

 

 

SUEÑO

 

Que te conocí una tarde y tú me conociste, que nos quisimos y nos recordamos. O mejor que nunca nos conocimos. Que vivimos en islas ajenas, tú hablas una lengua extraña y yo tan solo esta lengua lenta. Que tú pasaste por la acera del frente, conversabas con un grupo de amigos o con tus hijos y tu mujer, que yo no te llegué a ver, nunca supe de ti, ni tú de mí, que nos movimos en direcciones opuestas. O, mejor aún, que tú eras un anciano que una vez fuiste hermoso y yo era esa niña que ves pasar frente a ti, gorda, con rizos hasta los hombros y orinándose encima.

 

 

LIFE GOES ON

 

Por miles de años los halcones han peregrinado a lugares desolados, but life goes on y hoy día anidan en las cúpulas de los edificios más altos y beben té con las gárgolas de las iglesias. Sospecho que un halcón ya no es un animal, es el odio y el amor, es la guerra y la paz incubando un pequeño halcón de alas delicadas y chillido estridente. Sospecho, repito, que tenemos el país infectado de nidos.

 

 

EL POZO

 

Un pozo puede ser una cabeza rapada

en su mero centro.

Utilizando una navaja afilada,

a media pulgada de la frente

rapas su circunferencia

sin reservas o temores

cual monje trapense que limpia su ano

en mitad de la noche.

 

 

FRUTA PROHIBIDA

 

1.

 

Es Bolonia en el seiscientos

y Elisabetta Sirani declárase pintora.

Nada puede detenerla.

Ni la mirada angustiada de su madre,

ni la sonrisa socarrona de su hermano,

ni el grito fulminante de su padre.

 

Sus piernas las utiliza para cepillar

los callejones de la ciudadela,

recorriendo rincones y ruinas, burdeles y tabernas.

 

Un pequeño local con agua y suficiente luz,

para definir los detalles es lo que necesita.

Ajeno al bullicio de los mercaderes de zapatillas de seda

y de los chismes de las bordadoras y tejedoras.

 

Exige a su madre

un sirviente que limpie los pinceles,

barra el piso, sacuda lienzos

y de vez en cuando modele desnudo de su ropa.

 

2.

 

Se ha dicho una y otra vez que la mujer ha sido

causa de conflictos y vergüenzas.

La puerta del estudio se encontraba entornada.

Un espejo con manchas, pedazos de cabello,

una cinta roja y amarilla

junto a unos granos de incienso.

Elisabetta, en el piso

ensangrentada y muerta.

 

Hoy los biógrafos,

—hago referencia al italiano Consoli—

andan buscando el rostro,

aquella epopeya viviente,

de una mujer en Bolonia queriendo ser pintora,

en el gran horizonte antiguo,

entre la densidad del tráfico,

los murales en ruinas, los puentes decorados con candelabros,

aquellos mosaicos barrosos, y las escenas que se suceden después de una guerra.

 

 

 

NO TE DIJE PEDRO,

 

A Pedro Pietri

 

no te dije. Nunca te dije, porque me imagino que no te significaba mucho. Te dije, tal vez, con alguna mirada o un gesto especial, sentados en el piso de mi sala stoned de felicidad: porque sí tuvimos instantes de felicidad.

         

Para sobrevivir confiaste en los múltiples espejos pegados al mismo ojo: The Fly, ciertamente, una gran cabeza con ojos. Panorama torturante de la mano de Drácula susurrándote al oído alguna frase prohibida por el largo pasillo de la noche.

  

Stoned para poder olvidar el afecto, la paz y la guerra, la compasión, el llanto, los sueños, el instinto, a tu padre en la caja de muertos y Vietnam cual transfusión de sangre paulatina e inmisericorde.  

 

No te dije Pedro, pero te digo. Has sido presagio, sueño y pesadilla, locura y sin razón. Sin apaciguos, ni avatares, has sido toda la independencia. Te dije, te digo Pedro, has sido la agilidad marginal sin obstrucción, aquel amigo entrañable y eximido de errores o distracciones.

 

Te digo Pedro, pero te digo. Has sido aquella locuacidad que no tuve, aquella canción premeditadamente apasionada y explosivamente dulce que se atasca en el recuerdo.

 

6 de marzo de 2004.

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México) Revista TriploV de Artes, Religiões e Ciências (Portugal, Brasil)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.