P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | NICARÁGUA

Ernesto Cardenal | (1925)

El exteriorismo de Ernesto Cardenal

Ricardo Llopesa

La literatura nicaragüense ha dado un nombre de prestigio internacional porque su poesía es producto de un nuevo lenguaje poético, que él llama exteriorismo. El exteriorismo es la visualización del objeto poético, a la manera en que lo hicieron los parnasianos franceses. Pero, a diferencia de los parnasianos, Cardenal introduce elementos sutiles de provocación que agreden la sensibilidad del lector. Esto hace que sus poemas se vean y se sientan.

Su propósito consiste en eliminar de la poesía el subjetivismo lírico, que tan mal resultado ha dado en Hispanoamérica después de la muerte de Rubén Darío, y en España después de Bécquer. Contra la melancolía de la poesía, Cardenal opuso la alegría de la objetividad, como emoción de los sentidos. Sus dos primeros libros publicados en México, La ciudad deshabitada (1946) y Proclama del conquistador (1947), estaban adscritos al subjetivismo, pero le permitieron ver con claridad los nuevos caminos por donde discurría el coloquialismo de la poesía norteamericana, y esta provocación lo condujo a descubrir su herencia telúrica de hombre americano. Desde entonces tomó en consideración a los pueblos indígenas oprimidos por la conquista y después por las dictaduras, y tomó partido por una defensa de los pobres, que con el tiempo fue convirtiéndose en compromiso revolucionario.

No cabe ninguna duda que la crueldad de la historia influyó definitivamente en su vocación de poeta. Y esa crueldad la combatió a través de unos versos incisivos y penetrantes. Me refiero al epigrama. Una forma breve, que requiere ingenio y concisión, pero que conlleva un aguijonazo que se clava como daga sobre el enemigo. Como Catulo, como tantos otros poetas de la antigüedad, Cardenal utilizó el epigrama para vengar la crueldad de los déspotas. Su libro Epigramas (1961) marca el inicio de un cambio en su poesía y  a la vez el compromiso que asume de ridiculizar al dictador Somoza en las estrofas de sus epigramas. Este libro tiene, por otra parte, la cara bonita del sentimiento a través de los epigramas de amor. Cardenal conjuga idilio y clandestinidad política, amor y protesta social, pasión pura frente a compromiso, como en este epigrama titulado “Imitación de Propercio”, que dice:

Yo no canto la defensa de Stalingrado

ni la campaña de Egipto

ni el desembarco de Sicilia

ni la cruzada del Rhin del general Eisenhower:

 

Yo sólo canto la conquista de una muchacha.

 

Ni con las joyas de la Joyería Morlock

ni con los perfumes de Dreyfus

ni con orquídeas dentro de su caja de mica

ni con cadillac

sino solamente con mis poemas la conquisté.

Y ella me prefiere, aunque soy pobre, a todos los

millones de Somoza.

Los hay muy valiosos, que parecieran escritos en tiempos de la Roma imperial. Pero estos epigramas de Cardenal se diferencian mucho de los romanos, porque maneja un lenguaje al alcance de cualquier persona medianamente culta, convirtiendo sus epigramas en un mensaje clandestino, de protesta y denuncia. Lo que quiere Cardenal es que los viejos sistemas de lucha utilizados por la clandestinidad se renueven por otros nuevos, como la poesía, haciendo de ella un vehículo capaz de llegar a las masas para comunicar un mensaje, que mediante las vías tradicionales resultaban obsoletos y vulgares y faltos de efectividad frente a la lucha.

Durante la dictadura somocista (1933-1979), Nicaragua fue un país levantado en la lucha clandestina. Cualquier medio que condujera al exterminio del dictador y supusiera el fin de la dictadura era permitido.

Cardenal combatió con el verso, porque no había nacido con la fortaleza del guerrero, sino para ser poeta, y entre sus epigramas hay algunos realmente bellos, porque en ellos conjugó la pasión por la verdad, la precisión de la palabra y la denuncia, como puede leerse en este epigrama que cuenta el paso de Somoza por la calle, haciéndose acompañar de estruendo de sirenas y despliegue de guardias, para infundir pánico a sus enemigos:

De pronto suena en la noche una sirena

de alarma, larga, larga,

el aullido lúgubre de la sirena

de incendio o de la ambulancia blanca de la muerte,

como el grito de la cegua en la noche,

que se acerca y se acerca sobre las calles

y las casas y sube, sube, y baja

y crece, crece, baja y se aleja

creciendo y bajando. No es un incendio ni la muerte:

Es Somoza que pasa.

Los hay inmortales, epigramas donde el poeta cede la palabra al dictador, como en el titulado “Somoza desveliza la estatua de Somoza en el estadio Somoza”, que dice:

No es que yo crea que el pueblo me erigió esta estatua

porque yo sé mejor que vosotros que la ordené yo mismo.

Ni tampoco que pretenda pasar con ella a la posteridad

porque yo sé que el pueblo la derribará un día.

Ni que haya querido erigirme a mí mismo en vida

el monumento que muerto no me erigiréis vosotros:

sino que erigí esta estatua porque sé que la odiáis.

Cardenal utiliza lugares comunes, públicos. No se vale de la ficción para poetizar, sino que poetiza la realidad. En una ocasión me dijo Ernesto Mejía Sánchez, que Ernesto Cardenal poseía esa virtud. Viviendo juntos en México, cuando ambos estudiaban Filología en la Universidad de la capital azteca, Cardenal se pasaba horas leyendo libros de la historia de Nicaragua, y al rato escribía un poema que era la historia pero con una belleza superior. Pues, bien, Somoza desveló la estatua frente al Estadio Nacional de Béisbol, que llevaba su nombre. Eso fue por el año 1954. En 1979, una vez derrotada la dinastía del último Somoza, el pueblo de Managua derribó la estatua, arrastrándola por las calles de Managua como menosprecio del símbolo que habían odiado.

Creo que Cardenal ha sabido comprender la historia de Nicaragua y su destino. Realizó estudios en el colegio Centroamericano de los jesuitas de Granada, donde nació en 1925. Después de terminar el bachillerato, en 1943, se marchó a México, donde estudió Filosofía y Letras, luego estudió literatura inglesa en la Universidad de Columbia. Viajó por Francia y España, gracias a una beca A mediados de 1950 regresó a Managua, donde dirigió la Editorial “El Hilo Azul” y la librería “Nuestro Tiempo”. Milita en la oposición al dictador, pero siente una vocación religiosa, quizás por el desengaño amoroso, y en 1957 ingresa en el monasterio trapense de Gethsemany. Por razones de salud, dos años después se traslada al monasterio benedictino de Santa María de la Resurrección de Cuernavaca. Luego realiza estudios de Teología en el Seminario para vocaciones tardías “Cristo Sacerdote” en la Ceja, Antioquía, y es ordenado sacerdote en Managua el 15 de agosto de 1965. Ese año funda una comunidad “contemplativa” en el archipiélago de Solentiname, que se convertirá en punto de referencia y encuentro de intelectuales y guerrilleros.

Para entonces, Cardenal es consciente del compromiso que debe tener la iglesia con los pobres y con el comunismo. Tras la muerte del poeta y dirigente estudiantil de izquierdas, Fernando Gordillo (1941-1967), Ernesto Cardenal es el responsable de pronunciar el sermón, y empezó diciendo algo así: “Estamos reunidos aquí un grupo de cristianos para despedir el alma de un hermano que no fue cristiano, pero fue comunista, que es como ser cristiano, porque...”. El sermón provocó una sacudida en el seno de la iglesia latinoamericana y Cardenal pasó a ser la oveja negra de esa iglesia. Sin embargo, se ganó la confianza de los jóvenes revolucionarios nicaragüenses, que eran marxistas, pero que tenían en Ernesto Cardenal a un hermano que les proteía bajo la sombra de su isla en Solentiname.

Nadie como Cardenal ha combatido tanto una dictadura. Como Catulo, fue implacable en su lucha. Pero, también, como Catulo vivió con la llama del amor. Uno de sus epigramas es cálido como las noches de Managua, en él nombra la casa de Somoza, un enorme palacio construido sobre un cerro, situado al pie de la laguna de Tiscapa, rodeada de jardines con árboles y flores.

Hay un lugar junto a la laguna de Tiscapa

—un banco debajo de un árbol de quelite—

que tú conoces (aquella a quien escribo

estos versos, sabrá que son para ella).

Y tú recuerdas aquel banco y aquel quelite;

la luna reflejada en la laguna de Tiscapa,

las luces del palacio del dictador,

las ranas cantando abajo en la laguna.

Todavía está aquel árbol de quelite:

todavía brillan las mismas luces;

en la laguna de Tiscapa se refleja la luna;

pero aquel banco esta noche estará vacío,

o con otra pareja que no somos nosotros.

Después vinieron libros como Oración por Marilyn Monroe y otros poemas  (1965), quizás uno de los más bellos de Cardenal, donde empieza a alejarse del tema amoroso y suplantarlo por el revolucionario. Los libros de esta nueva etapa son innumerables. A medida la guerra de Nicaragua conquista posiciones se afianza el apoyo de Cardenal, los viajes por el extranjero se multiplican, sus libros se reeditan, se suceden nuevos títulos, es traducido a más de treinta idiomas.

Tras el triunfo de la Revolución sandinista fue nombrado Ministro de Cultura. Su poesía está consolidada y sus conceptos poéticos son la base sobre la que se estructura la poesía de la Revolución. El lenguaje es el coloquial, la oralidad, los temas los cotidianos, el motivo debe visualizarse, ser visto y tener plasticidad. Pero, esta poesía elabarado por manos que no eran las de Cardenal, terminó dando como resultado una poesía de mala calidad. Se promovieron Talleres Populares de Poesía, que existían en cada barrio. Fue una experiencia importante en un país que había vivido sumido en la miseria cultural. Dio un avance. Pero, nunca la réplica es mejor que el original. Y Cardenal, permanece allí, en su sitio, en el de un gran poeta.

 

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México) Revista TriploV de Artes, Religiões e Ciências (Portugal, Brasil)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.