P R O J E T O   E D I T O R I A L   B A N D A   H I S P Â N I C A

 

PARA VOLVER AL PORTAL

 

J O R N A L   D E   P O E S I A   |   F O R T A L E Z A l C E A R Á l B R A S I L
COORDENAÇÃO EDITORIAL   |   FLORIANO MARTINS
2001 - 2010
 

 

 

ACERVO GERAL | PORTO RICO

Áurea María Sotomayor | (1951)

HOJA DE VIDA

Áurea María Sotomayor-Miletti. Poeta, crítica literaria, ensayista y traductora. Nace en 1951 en San Juan de Puerto Rico. Como crítica literaria tiene la antología de poesía feminista De lengua, razón y cuerpo, de 1983 con un extenso ensayo interpretativo, Hilo de Aracne, literatura puertorriqueña hoy (Universidad de Puerto Rico) y Femina Faber: letras, música, ley (2004). En el 2010 se publica La providencia, su traducción al español del libro The Bounty, del poeta santalucino y Premio Nobel de poesía, Derek Walcott. Sotomayor es catedrática de literatura en la Universidad de Puerto Rico, ha codirigido varias revistas literarias de creación y crítica tales como Postdata, Nómada y Hotel Abismo (actualmente). Se doctoró de literatura latinoamericana en Stanford University, y de literatura comparada en Bloomington (Indiana) y en la Universidad de Puerto Rico. Obtuvo el grado de Juris Doctor en la Universidad de Puerto Rico en el 2008. Su poesía ha sido incluida en múltiples antologías de Puerto Rico y el extranjero en calidad de poeta, así como es reconocida su aportación en la escena cultural puertorriqueña como crítica, antóloga y traductora. Poesía: Aquelarre (1973), Velando mi sueño de madera (1980), Sitios de la Memoria (1983),  La gula de la tinta (1994) (recopilación antológica que incluye tres libros inéditos: “Sáficas”, “Elegías” y “Detalles de filiación”), el hipertexto Rizoma (1998), Diseño del ala (2005).

EN NOMBRE DE LA POESÍA

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

AMS Muchas: Vallejo sobre todo en Poemas humanos y Trilce, los silencios de Alejandra Pizarnik, los caligramas de Huidobro y la nostalgia de Borges, la épica y la oda nerudiana, la poesía conversacional de los sesenta incluyendo la ironía de un Parra, todos los poetas de vanguardia, muchos de lso cotnemporáneos que no se adhieren a ninguna escuela y una moderna del siglo XVII: Sor Juana Inés de la Cruz.

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

AMS La presencia innegable de grandes poetas como Luis Palés Matos, Juan Antonio Corretjer, Francisco Matos Paoli, Julia de Burgos, José María Lima, y de voces femeninas tales como Angela María Dávila, Marina Arzola y Laura Gallegos en los cincuenta y sesenta, y finalmente una poesía tan potente, creativa y estéticamente innovadora como la producida a partir de los setenta, especialmente la produción femenina (véase mi Antología De lengua, razón y cuerpo), las adelantadas a todo lo hecho en el continente suramericano y en el Caribe desde el punto de vista de sus formas, estéticas y temáticas.

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

AMS Los impedimentos estriban en la ausencia de curiosidad de parte de muchos creadores respecto a lo que se escribe en países ajenos al suyo. Aun dentro de un mismo país el panorama creativo es dividido de forma tal que unos poetas no leen a los otros, entorpeciendo el diálogo entre unas y otras generaciones, que siempre debe orientarse hacia la cooperación. Además, en el caso específico de Puerto Rico hay mucha ignorancia de parte de Hispanoamérica, por razón de la poca representación internacional de la que adolecemos por razón de la relación política con los Estados Unidos. Ello empaña y entorpece el conocimiento que pueda hacerse de nuestra cultura, principalmente en términos lingüísticos. Todavía muchos desconocen que nuestra lengua materna es el español; ni qué hablar de la cultura. Somos un país caribeño, con todas las implicaciones que ello conlleva.

POEMAS

LEZAMA

 

Y toda siembra que nos hace temblar se hace en el espacio sin respuesta, que al fin es una respuesta.

José Lezama Lima

 

I

 

En vez del cuerpo,

sublime música. Envés del signo

el viento por detrás soplando recio,

ocaso empurpurado, nube caníbal.

Y de las alucinaciones,

lo que tienen de sed.

Me acojo al silencio de esta bóveda

con su millar de estrellas.

Sonrisa etrusca, bizantina, viajera,

fastos quemados del fervor.

Noche estrellada,

místico acorde roto sobre intenso azul

en un fragmento de la Sainte Chapelle.

Ardor     suspenso     genuflexo.

¡Ah, que no escape!

 

II

 

Se acumula la tinta en esta sima

que se prolapsa con el desbordamiento.

Sufre la sorpresa el abrillantamiento de la nuez

hecha almíbar en la boca juguetona de una nave que deriva.

 

Eleva su lengua hasta tocar el cielo de la boca

chasquea la sílaba entintada

echa al mar. Regocijada en la marea nocturna

de esta ínsula, el protocolo de su carnalidad gravita hacia la imagen.

Tensa su ronda de destellos

sujeta a la morada perpetua de la gracia.

 

III

 

Ausente de los hechos fluye el vértigo,

pasan las aguas tibias en que la nada

alardea de signos impalpables:

sepultos sones siempre volátiles,

ala de tinta.

 

 

LAMENTO DEL REPLICANTE

 

All those moments will be lost in time

like tears on the rain. Time to die.

—Blade Runner

 

 

Después de las intervenciones, el paciente se siente.

Posee dos brazos y dos piernas.

Intenta evadir a las fieras una y otra vez,

pero halla una cara trapeada en medio de todos los caminos.

Tiene una boca que balbucea cuando emite palabras.

Y los ojos, qué podría hacer sin la dicha de ver

como se lo dictan sus dioses.

Tiene una espalda sobre la que se tiende

para aliviar la injuria suave de los días.

Y la piedad es un vocablo humano que se permite el cuerpo,

un manierismo prosaico,

que en los momentos más inusitados

recuérdale que existe el mar.

 

El corazón no le basta para sostener

un cuerpo acariciado para siempre

con la punta del roce de dedos inexistentes.

Los ojos eran dos túneles de viento

queriendo desafiar el momento en que los deslumbrara la muerte;

la boca era una herida cascada de guayabas.

Lo demás es el oído, temblando,

tensado para el salto, olvidando a aquel tigre

de la floresta espesa en una selva demasiado verde, musical.

Las pezuñas veloces se hundían precisas sobre la jungla o la marisma,

evadiendo las trampas de los cazadores

y queriendo aprender el principio del vuelo

que conformaba el arco del ala de algunos pájaros.

 

Nadie más que yo pudo guardar esa virtual memoria

de un cuerpo hecho para dos besos: nacer, morir.

 

 

PARA NADIE

 

Queda el vestigio de una carta borrada

en una de las contratapas del libro de la Kincaid.

Siendo aquél el principio de un relato que no era de ficción,

borrar fue más difícil que escribir.

En su no envío y borradura posterior

hubo una contundencia.

 

Regresar a una página desprovista de acto incita a la emoción.

La piel que se ha borrado ya es ninguna.

Sin su ayer, pero también después sin su mañana.

El no poder mirar aquellas mismas letras,

las exactas, es el duelo de un sueño que se arranca.

En el nunca se regresa a las letras exactas

que no quieren ser letras.

Es nadie quien escribe para nadie.

Dentro de aquellas tapas tan reales no era posible la ficción.

 

Ayer, buscaba entre las cosas para cuidar su espacio

y halló aquel libro casi cundido de termitas.

Quiso el tiempo salvar la borradura,

porque en una página borrada

todo y nada puede leerse.

Aunque la impaciencia y premura de la polilla temeraria

había mellado un borde de sus tapas,

fue a la página. Permanecía la huella clara de la borradura,

aún intacta.

 

 

LECCIÓN DE ESTÉTICA: EL SALTO

 

El desarrollo de esa flexibilidad se halla

en la capacidad de la coyuntura para sostener cierto peso.

Así también la voz, que sin el cuerpo no accede al espíritu.

Sin ese umbral no hay voz,

sin el cuerpo no se entra en la luz.

El impacto del salto sobre el gozne es violento.

El dolor se mitiga en el aire,

como el rocío cuando disimula una lágrima

o cuando un arcoiris descomunal eclipsa al alba.

La intensidad resulta de la libertad que la desata.

 

Desde afuera se mira difuminada la visión

por el sonido de la música que la involucra en gasas

y camuflagea, asistida por los compases,

el fulgor con que el pie lamina el piso de madera

o la voz hiere la barrera del sonido,

acumulando en el regreso de la onda el impacto todo de aquel cuerpo.

El espectador es abstraído del esfuerzo

por milagro del marco que circunda su éxtasis.

Esa distracción que lo sustrae del golpe

le permite apreciar el esplendor:

cuando el todo se hunde en el silencio de un mapa de estrellas.

 

Pero las vendas sangran,

las uñas se encarnan, el cuerpo duele,

los ojos arden, la piel se agrieta,

las manos tiemblan y el alma se desgasta.

La voz,

hay que esforzarse porque no se rompa en el extremo

de su disciplina o su fervor, al borde de su opio.

En esa pausa, en ese sueño obsceno donde quisiera entregarse a lo real,

una herida coagula:

allí donde se crea el arco

y se empurpura el signo.

De un lado, entonces,

el desconsuelo con que imagino al viento

puliendo un promontorio, así como se borran las sales de una piel.

Del otro, el tiempo que toma contemplarlo.

 

 

FLAMA ALIVIADA

 

Pero algo irreducible palpa la intuición que entreabre un hecho. Y la réplica arriba con el estrépito con que cae el arco al abatirse sobre el cuerpo del intérprete. Entonces, algo más allá de la música se abole. Sin embargo, puedes escuchar esa manera inestimable de hacer silencio. Como mora el viento sobre una cara que ríe y el roce del aire pasando por la epiglotis supone todo el ruido. La lejanía es toda su paciencia y el bosquejo de un deseo la más intensa degustación. No hay extremos ni senderos en esa travesía cifrada por la lentitud. Un espacio en blanco o un suspiro pliega el tiempo constelado de salvajes charcos salvados quizás por ese ir en puntillas sobre la cercanía de las cosas. Allí se consume la flama, aliviada por la evaporación. Se siente al aire rozando el temblor. Demarcar ese territorio imposible, así como sugerir sus coordenadas colinda con la pérdida. Así en todo. Lo que se dice no se deja vivir y lo que no se dice no tiene posibilidades de vivir.

 

 

LA PIEL POR SUS ESQUINAS

 

Tomar la piel por sus esquinas más frágiles, tan delgada es la piel que no se oye. Un cuchillo no arde tanto como un borde bien entrenado de papel. Vas levantando la piel y ganando terreno. El escozor de la carne viva tiene la densidad de la púrpura en su tacto. Me la quito para tejer un manto que te acaricie. Lo echaré sobre tus hombros verdes. Voy descubriendo las membranas, los nervios, en esta topografía sin límites ni amo. El amante descubre una rosa tatuada sobre la carne viva después de levantar varias capas de piel. La rosa es roja y sangra.

PARA VOLVER AL ACERVO GENERAL

El acervo general de la Banda Hispánica fue creado en enero de 2001 para atender a una necesidad de concentrar en un mismo sitio informaciones acerca de la poesía de lengua española. El acervo contiene ensayos, reseñas, declaraciones, entrevistas, datos bibliográficos y poemas, reuniendo autores de distintas generaciones y tendencias, inclusive inéditos en términos de mercado editorial impreso. Aquellos poetas que deseen participar deben remitir a la coordinación general del Proyecto Editorial Banda Hispánica sus datos biobibliográficos, selección de 10 poemas y respuesta al cuestionario abajo:

1. ¿Cuáles son tus afinidades estéticas con otros poetas hispanoamericanos?

2. ¿Cuáles son las contribuciones esenciales que existen en la poesía que se hace en tu país que deberían tener repercusión o reconocimiento internacional?

3. ¿Qué impide una existencia de relaciones más estrechas entre los diversos países que conforman Hispanoamérica?

Todo este material debe ser encaminado en un único archivo en formato word, para el siguiente email: bandahispanica@gmail.com. Agradecemos también el envío de textos críticos y libros de poesía, así como material periodístico sobre el mismo tema. El acervo general de la Banda Hispánica es una fuente de informaciones que refleja, sobre todo, la generosidad amplia de todos aquellos que de ella participan.

Acompañamiento general de traducción y revisión a cargo de Gladys Mendía y Floriano Martins.

Abraxas

Jornal de Poesia (Brasil) La Otra (México) Matérika (Costa Rica) Blanco Móvil (México) Revista TriploV de Artes, Religiões e Ciências (Portugal, Brasil)

 

PARA  VOLVER  AL  PORTAL

Ficha Técnica

Projeto Editorial Banda Hispânica
Janeiro de 2010 | Fortaleza, Ceará - Brasil
Coordenação geral & concepção gráfica: Floriano Martins.
Direção geral do Jornal de Poesia: Soares Feitosa.
Projetos associados: La Cabra Ediciones (México) | Ediciones Andrómeda (Costa Rica) | Revista Blanco Móvil (México) | Triplov (Portugal).
Cumplicidade expressa: Alfonso Peña, Eduardo Mosches, Gladys Mendía, José Ángel Leyva, Maria Estela Guedes, Maria Luisa Passarge, Soares Feitosa e Socorro Nunes.
Projeto original criado em janeiro de 2001.
Contato: Floriano Martins bandahispanica@gmail.com | floriano.agulha@gmail.com.
As quatro sessões que integram este Projeto Editorial - Banda Hispânica, Coleção de Areia, Agulha Hispânica e Memória Radiante - possuem regras próprias de conformidade com o que está expresso no portal de cada uma delas.
Agradecemos a todos pela presença diversa e ampla difusão.